Menú Buscar
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, durante el pleno municipal en el que ha aprobado sus presupuestos para 2020 / AjBCN

Colau aprueba sus primeras cuentas con el independentismo como muleta

La alcaldesa de Barcelona logra el 'sí' a los presupuestos de 2020 sostenida por ERC y Junts per Catalunya y con la polémica del 'impuestazo' para ganar ingresos

5 min

Ada Colau ha conseguido aprobar sus primeros presupuestos por la vía ordinaria desde que se convirtiera en alcaldesa en 2015. El gobierno municipal de Barcelona de BComú y PSC ha logrado el a la propuesta de cuentas para 2020 con el independentismo como muleta. ERC y Junts per Catalunya han avalado unas cifras marcadas por la polémica del impuestazo en el capítulo de ingresos.

El bipartito sociocomún ha recabado 33 votos de 41 en la propuesta de presupuesto consolidado para 2020. Es la mayoría más amplia jamás lograda por un gobierno local para dar luz verde a unas cuentas, sí, pero llega tras un mandato (2015-2019) en el que Colau fue incapaz de aprobar sus cifras de ingresos y gastos: prorrogó dos de ellas (2015 y 2019) y aprobó otras dos (2017 y 2018) mediante cuestión de confianza. Ahora, en un clima político en el que mejoran las relaciones entre republicanos, comunes y socialistas en el Gobierno e incluso la Generalitat de Cataluña, la exlider de la PAH sí ha encontrado aliados.

Polémica por el 'impuestazo'...

Más allá de las alianzas cruzadas entre administraciones, el Ayuntamiento de Barcelona ya cuenta con presupuestos para 2020. El texto prevé unos ingresos y gastos de 3.000 millones de euros, la mayor cifra de la historia. Las cuentas han rebasado el umbral de las tres cifras tras un acuerdo entre Ada Colau y Ernest Maragall para contar con el concurso de ERC en la votación. El pacto conllevó agregar 100 millones más en inversiones a un guarismo que ya aumentaba un 9,2% la cifra de 2019. Con esta partida extra y otros retoques menores, el aumento año a año alcanza el 14,6%.

Las tripas del texto normativo muestran un aumento del gasto corriente, que llegará a los 2.386 millones de euros. Aumentará también el Plan de Inversiones Públicas Municipales (PIM), que contará con una partida de hasta 600 millones de euros. El mayor motivo de debate, no obstante, se ha colocado en el apartado de los ingresos. Este capítulo aumenta, sí, pero lo hace tras una subida de impuestos por actualización de las ordenanzas que aprobaron BComú, PSC y, de nuevo, ERC, en el pleno municipal de diciembre. La oposición ha criticado alzas de gravámenes como el IBI (+5,46% de media); el impuesto de las terrazas (+66% de media); la tasa de alcantarillado (+60%) o la grúa municipal, que sube un 17% y se coloca como la segunda más cara de España.

...que permite gastar más

Sea cual fuere el incremento de presión fiscal, los 150 millones extra que recaudará el Ayuntamiento de Barcelona con el retoque al alza de tasas e impuestos permitirá gastar más. El capítulo de personal se hincha un 5,6%, sobre todo por por la aplicación del nuevo convenio pactado en 2018, que preveía una alza salarial media del 3% para los empleados municipales. También se incluye en este capítulo la contratación de más agentes de la Guardia Urbana, un compromiso del Ejecutivo local tras los graves problemas de inseguridad que azotaron la ciudad el pasado verano.

¿En qué más se gastará el equipo de Colau el dinero? Los más de 620 millones en inversiones se los llevan, en buena parte, las obras en el espacio público y la vivienda. Medio ambiente y seguridad y movilidad también se quedan con una parte substancial del gasto. Elementos concretos de las cuentas son las inversiones en guarderías municipales forzadas por ERC tras un mandato de sequía, tal y como ha recordado Ciudadanos durante el pleno. Tampoco hay partida para las obras de unión del tranvía por la Diagonal, pese a que el proyecto sufrió un revolcón la pasada legislatura y el Ejecutivo local insiste en que es una "prioridad".