Menú Buscar
El fracaso de Colau, el fracaso de la postura

El pleno de Barcelona pide explicaciones a Colau por los narcopisos

La alcaldesa y líder de Barcelona en Comú se enfrenta en solitario a la reprobación por su gestión en Ciutat Vella

27.04.2018 00:00 h.
4 min

El pleno de Barcelona pedirá explicaciones a Ada Colau por los narcopisos. La alcaldesa y líder de Barcelona en Comú (BComú) se enfrentará hoy, viernes, 27 de abril, a la reprobación de la oposición municipal por su gestión en Ciutat Vella. Lo hará además en solitario, después de que el PSC tomara la iniciativa para pedir la rendición de cuentas en una sesión extraordinaria del plenario.

Precisamente ayer, los socialistas exhibieron conocimiento de ciudad y presentaron una batería de 34 propuestas para regenerar el distrito más antiguo de la ciudad. Las iniciativas del grupo que comanda Jaume Collboni incluyen la creación de un consorcio de impulso de la zona, la designación de un fiscal especial para abordar los problemas de droga, prostitución y ocupaciones ilegales o el refuerzo de la Guardia Urbana en el área. Por su parte, la asociación de vecinos Illa RPR (Robadors-Picalquers-Roig), pidió "más seguridad antes del verano", época en que creen que habrá narcoturismo, y la creación de una oficina que gestione los pisos y locales vacíos para evitar que se creen oficinas de dispensación de estupefacientes.

Sin apoyos

La doble iniciativa se sumará a la del resto de fuerzas. Socialistas, Ciudadanos, PP, PDeCAT y ERC acordaron hace dos semanas forzar un pleno extraordinario para tocar la cara al equipo de gobierno sobre su gestión en Ciutat Vella. La resolución pactada y que se llevará a aprobación exige "medidas urgentes e integrales" en la parte antigua de la ciudad para evitar "dar marcha atrás en el trabajo de recuperación realizada por ayuntamientos democráticos con el trabajo de vecinos y entidades".

Con el único apoyo en materia de seguridad de la CUP, la enmienda a la totalidad a la gestión de BComú en el corazón de Barcelona se aprobará. Ello significará un nuevo revés a Colau, que ya encajó un mazazo el pasado 18 de abril, cuando la oposición en bloque --salvo los radicales-- pidieron que cesara como concejal responsable de seguridad y nombrara a un edil específico para un área en el que, muchos creen, el gobierno municipal está sobrepasado.

La Guardia Urbana, de espaldas

Algunos de los que sostienen esta tesis se encuentran en la parte social de la Guardia Urbana de Barcelona (GUB). UGT, uno de los sindicatos mayoritarios del cuerpo, lamentó ayer que Colau "sea la única alcaldesa de la historia que no se ha reunido con la representación social del cuerpo". Según la agrupación, "con o sin apoyo de la primera edil, el cuerpo seguirá cumpliendo el código penal". Ello, ha agregado un portavoz, "es lo que se ha venido haciendo hasta ahora con los narcopisos en virtud de un reparto de competencias pactado en 1996 con los Mossos d'Esquadra y actuando como policía judicial".

Por su parte, el CSIF criticó que BComú "no tiene modelo de seguridad", por lo que es fácil "que la oposición repruebe la gestión de un gobierno que no facilita recursos ni apoyo al cuerpo que debe mantenerla". El sindicato exigió de nuevo formación, incorporación de nuevos agentes en la Guardia Urbana y material para los efectivos. Entre otros, la parte social pidió dotar de tásers y armas largas a las patrullas para hacer frente a la "nueva criminalidad", que utiliza armas blancas de filo largo.