Menú Buscar
Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, conversando discretamente con Gerardo Pisarello durante un pleno / EFE

La propaganda secreta de Colau para burlar a la Junta Electoral

Barcelona en Comú reúne discretamente a periodistas para 'venderles' sus logros y evitar más tortazos judiciales por su partidismo

24.03.2019 00:00 h.
5 min

Es la propaganda secreta de Ada Colau para burlar a la Junta Electoral. El equipo de gobierno municipal de Barcelona reunió el lunes a varios periodistas discretamente para venderles sus logros y evitar un cuarto sopapo del organismo que vela por la neutralidad institucional hasta las elecciones municipales del 26 de mayo. 

Tal y como avanzó este medio, el concejal de Presidencia de Barcelona y vicepresidente de Medio Ambiente del Área Metropolitana de Barcelona (AMB), Eloi Badia, filtró a esos medios una auditoría sobre las consecuencias de la liquidación de la sociedad mixta Abemcia, que distribuye y trata el agua en la conurbación de la Ciudad Condal. Algunos diarios se hicieron eco de la noticia. Lo que no trascendió es la manera cómo les había llegado la información: mediante una estratagema del propio Badia para diseminar su propaganda esquivando al mismo tiempo una sanción de la Junta Electoral.

Llamadas sin rastro

Las fuentes conocedoras han revelado que Badia convocó a los medios en el AMB mediante llamadas telefónicas. Evitó los correos electrónicos, que hubieran podido dejar rastro de una convocatoria oficial. Un acto con el membrete del Ayuntamiento de Barcelona o el Área Metropolitana habría chocado con las estrictas guías de neutralidad institucional de la Junta Electoral, que ya tumbó la página web de Ada Colau sobre sus logros de mandato, el lazo amarillo en la fachada del ayuntamiento y el trato informativo a los presos independentistas de Betevé. Por ello, Badia prefirió trasladar la información de forma confidencial en un almuerzo privado.

colau junta electoral

Agenda del concejal Eloi Badia esta semana. El lunes 18 a las 11:30 horas tuvo lugar la 'reunión tema agua', que fue en realidad un almuerzo de prensa / CG

"Lo que no tiene en cuenta Badia es que si algún partido político denuncia, ello podría ser constitutivo de infracción de la normativa electoral", han indicado voces de la oposición que conocen el encuentro subrepticio. Un encuentro que al hacerse de esa manera tan irregular compromete también a los periodistas convocados, a los que se les entregó una auditoría sin firma.

Por lo pronto, el concejal de Barcelona en Comú (BComú) ha tratado de borrar las huellas. En su agenda oficial, que es pública, figura solo una reunión tema agua el lunes 18 de marzo a las 11:30 horas. Este epígrafe es engañoso. No fue una reunión al uso, sino un encuentro privado de prensa para vender los supuestos logros de los comunes en materia de remunicipalización del agua. Todo ello, a espaldas de la Junta Electoral.

Tres reveses a Colau por partidista

La treta de Eloi Badia buscaba dos cosas. Por un lado, colocar la idea de que Barcelona en Comú (BComú) ha cumplido con sus promesas de mandato sobre el agua, cuando en realidad el trompazo del concejal de Presidencia y cargo en el AMB ha sido de aúpa. Los comunes trataron de someter la remunicipalización de este servicio a una multiconsulta ciudadana en Barcelona, pero el pleno municipal tumbó la propuesta por amplia mayoría en abril de 2018. A nivel metropolitano, la disolución de la sociedad mixta Abemcia ha recalado en el Tribunal Supremo tras la denuncia presentada por empresas competidoras del sector. "Badia quería tener una sentencia antes de las elecciones, pero como no la tendrá, entregó la falsa auditoría en el meeting oculto", han aclarado fuentes de la oposición.

Por el otro, la reunión a espaldas de la Junta Electoral quería evitar que el ente de control de la neutralidad institucional aseste un cuarto revés al gobierno de Ada Colau por partidista. Previo a ello y tras tres denuncias del PP, grupo que comanda Alberto Fernández Díaz en el consistorio, BComú se vio obligada a retirar una web partidista de logros de mandato, a retirar el lazo amarillo de la fachada de la casa consistorial y a obligar a la televisión local pública, Betevé, a no utilizar la expresión presos políticos en sus crónicas sobre el procés en Cataluña.