Menú Buscar
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, con mascarilla

¿Puede Colau aislar Barcelona?

Expectación en el ayuntamiento y el tejido empresarial por la comparecencia de la alcaldesa tras los rebrotes del coronavirus en Lleida y, sobre todo, la vecina L'Hospitalet

4 min

¿Podría Ada Colau cerrar Barcelona? El ayuntamiento y parte del tejido empresarial catalán aguantan la respiración ante la comparecencia de la alcaldesa, anunciada con urgencia para las cinco de la tarde de este lunes. La aparición llega después del fallido aislamiento decretado por el Govern en Lleida y siete municipios cercanos, y la cadena de contagios en la vecina L'Hospitalet de Llobregat.

Ante ello, crecen los rumores de que la alcaldesa Colau podría anunciar que pide al Govern algún tipo de medida sanitaria para la Ciudad Condal. La munícipe no podría decretar un eventual cierre de la capital catalana, pues la normativa nacional establece que esta medida se reserva parcialmente a las comunidades autónomas cuando no hay restricción de derechos fundamentales --como la limitación de movimientos--, y al Gobierno, cuando sí la hay. 

Quim Torra resbala en Lleida

Esta repartición de competencias la ha aprendido con árnica judicial el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, en las últimas horas. El juzgado de guardia de Lleida ha tumbado su decreto de encierro domiciliario de la urbe y siete localidades de la conurbación [leer aquí en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña] porque el Govern no ha justificado debidamente el alcance del contagio comunitario con SARS-CoV-2.

Igualmente, el magistrado en funciones de guardia ha estimado la petición de Fiscalía y ha aceptado que un encierro de los habitantes en sus casas --y el daño sobre los derechos individuales y la economía que ello conlleva-- lo podría declarar solo el Gobierno, al amparo de la Ley Orgánica 4/1981 de los estados de alarma, excepción y sitio. Torra ha anunciado que desobedecerá con otro decreto, pero de momento se ha quedado sin reclusión en Lleida.

Lo más posible: cierre de residencias

Con este precedente de ridículo del Ejecutivo autonómico y el acervo legislativo actual --la Ley Orgánica 3/1986 de Medidas Especiales en Materia de Salud Pública permite a las autonomías "adoptar medidas" de control de los enfermos y sus contactos, pero no aislar zonas--, Colau no puede decretar la reclusión en Barcelona. Sí podría pedirla a las autoridades sanitarias competentes, pero es harto difícil que lo haga, según fuentes del sector sanitario. Los hospitales de la Ciudad Condal no presentan suficiente presión asistencial y la velocidad de contagio (el factor r, factor reproductivo básico del virus) no se estima aún tan elevado como para hacerlo.

Dichas fuentes prevén una comparecencia para criticar la falta de medidas decisivas del Govern con los rebrotes en Lleida y L'Hospitalet de Llobregat. Colau y Gemma Tarafa (concejal de Salud) podrían anunciar el parón de visitas a residencias de mayores en distritos de Barcelona muy golpeados por el virus, como Sarrià-Sant Gervasi y Sants-Montjuïc. A mitad de una campaña estival de mínimos, Colau no se arriesgará a pedir el aislamiento total de Barcelona, aunque quizá sí medidas correctoras de la deriva actual de la velocidad de contagios. De igual modo, se prevé desde el sector que la líder de BComú cargue contra el Govern por el pinchazo del programa de rastreo de contactos de positivos, que se ha externalizado a Ferroser-Ferrovial.