Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un agente de la Policía Nacional en el Centro de Internamiento de Extranjeros en Barcelona / EFE

El intento de Colau de cerrar el CIE de Barcelona acaba en nada

El Ayuntamiento entierra el plan para precintar el centro de internamiento de extranjeros e incluso de inspeccionarlo

2 min

El intento del gobierno municipal de Ada Colau de cerrar e incluso inspeccionar el CIE de Barcelona ha terminado en nada. El Ayuntamiento no ha podido precintar la instalación, como prometió el pasado mandato, ni siquiera lograr que los técnicos municipales entren en el complejo. 

Lo han denunciado fuentes de la oposición municipal y lo han confirmado fuentes policiales a este medio. Según las voces del sector de la seguridad, "el Ayuntamiento de Barcelona gesticuló diciendo que iba a cerrar el CIE. Después, intentó inspeccionarlo al alegar que unas obras que se hacían en el interior eran ilegales. Ha quedado en nada". 

Ayuntamiento: "Nada que añadir"

Preguntado por la cuestión, un portavoz del consistorio ha indicado que "no hay novedades" en el intento de clausurar el CIE que anunció la Administración local la pasada legislatura. Por su parte, desde el Ministerio del Interior se han remitido al gobierno local. 

De hecho, lo único que quedaba pendiente en el pulso del Ejecutivo local con el centro de internamiento era si se permitía inspeccionar el centro. Ello no ha ocurrido, como tampoco ha sucedido la clausura, que el exteniente de alcalde de Derechos de Ciudadanía, Jaume Asens, anunció el 7 de julio de 2016. 

La Audiencia lo tumba

El Ministerio del Interior ignoró la orden de precinto del ayuntamiento, y el anterior gobierno local anunció que llevaría el caso a la Audiencia Nacional. El tribunal especial desestimó las pretensiones del recurrente y el CIE​ siguió abierto, como avanzó ElDiario.es

Quedaba una segunda vía judicial abierta por el Ayuntamiento. Era la petición a la justicia de inspeccionar el recinto porque, según el consistorio, no cumplía las medidas de seguridad. Fuentes policiales han indicado que eso no ocurrió y que el equipamiento sigue operativo. Tampoco se esperan cambios ni en el corto ni en el medio plazo.