Menú Buscar
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau (c), en una comparecencia pública / EFE

Colau cerrará mandato con 1.500 pisos públicos de las 4.000 prometidos

El Ayuntamiento de Barcelona asegura que "ha dado la vuelta a una situación adversa", culpa de nuevo a Gobierno y Generalitat y al "mercado"

4 min

Ada Colau acabará el mandato con 1.500 pisos públicos de los 4.000 que prometió construir durante la campaña electoral de 2015. El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Barcelona ha informado hoy martes, 22 de mayo, de que a cierre de legislatura habrá terminado 800 viviendas municipales a precio asequible, a las que se sumarán otras 700 adquiridas por el consistorio.

La cifra de 1.500 unidades entregadas en 2019 se alejan del parque de 4.000 viviendas protegidas que prometió Barcelona en Comú (BComú) antes de hacerse con con Ejecutivo local en la Ciudad Condal. Al guarismo hay que añadirle otro elemento: la mayoría de las viviendas entregadas a sus propietarios son atribuibles a mandatos anteriores, pues se tarda una media de cuatro años en licitar y construir pisos sociales, según ha reconocido el gerente municipal de vivienda, Javier Burón.

"Dificultades de mercado"

El alto cargo municipal ha subrayado que las obras en marcha son "el mayor programa constructivo de la historia del Ayuntamiento". BComú calcula que hay 557 pisos de ocho promociones entregados o a punto de serlo; 665 más (16 promociones) en obras; 2.222 pisos más en fase de proyecto (27 bloques) y 1.103 unidades más de las que la corporación tiene reserva de suelo, totalizando 15 solares que se tendrán que sacar a licitación

En total, el Ayuntamiento asegura haber puesto en marcha 4.500 viviendas en 66 promociones, el 80% de ellas dedicadas al alquiler con gestión pública. "El objetivo es duplicar el parque público para llegar a las 13.000 viviendas en 2022", han indicado Burón y el concejal de Vivienda, Josep Maria Montaner. El edil ha defendido la promesa municipal de construir 4.000 unidades durante el mandato 2015-2019, "porque se han puesto en marcha 4.500", pero ha admitido que no se cumplirá el segundo compromiso, el de movilizar 4.000 pisos más. Lo ha achacado a que "hay menos pisos de los estimados" y a "dificultades" del mercado.

"Revertir una tendencia"

Pese a la evidencia de que BComú no entregará los 4.000 pisos prometidos llave en mano en 2019, el concejal de Vivienda, Josep Maria Montaner, ha hecho un balance positivo de la política municipal en esta materia. "Se ha promovido un cambio drástico y cualitativo" en este campo, ha defendido el edil. Montaner también ha aseverado que el Ayuntamiento ha apostado por el alquiler, que alarga los plazos de amortización, por lo que requiere más recursos públicos, y ha repartido culpas al Gobierno y Generalitat, como hiciera ayer el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello.

Según el electo, se encontraron "parada" la maquinaria municipal de construcción de vivienda social. Burón ha hecho hincapié en la misma idea, poniendo de relieve que el 95% de inversión en esta política la ha asumido el Ayuntamiento de Barcelona frente a otras administraciones.