Menú Buscar
Así acosa el nacionalismo a los jóvenes constitucionalistas: carpa donde se celebra el Quinto de Nadal de Sant Cugat del Vallès / CAL TEMERARI

Así acosa el nacionalismo catalán a los jóvenes constitucionalistas

Una miembro de S'ha Acabat y exdirigente de las juventudes de SCC recibe amenazas de muerte del locutor de un acto lúdico en Sant Cugat y le lanzan un vaso al abandonar el lugar

28.12.2018 23:54 h.
6 min

Ser joven y reivindicar los valores constitucionalistas en Cataluña no es una tarea grata. Así lo confirman las amenazas de muerte recibidas este miércoles por María Domingo, secretaria de la entidad juvenil S'ha Acabat, durante una actividad lúdica navideña en una carpa municipal de Sant Cugat del Vallès (Barcelona).

Los hechos ocurrieron durante la celebración del Quinto de Nadal (una suerte de bingo muy popular en estas fechas que organiza la plataforma Cal Temerari, del entorno de la izquierda independentista), cuando el hombre que leía los números acusó a la joven de "fascista" y añadió que al fascismo "se le combate con tiros". Posteriormente, a la salida del establecimiento le lanzaron un vaso.

Los "fascistas de SCC" y los "tiros"

Domingo acudió a la carpa por la noche con varios amigos --entre ellos, el secretario de Nuevas Generaciones del PP de Sant Cugat, Javier Gallardo--. Pasado un rato, uno de los presentes la reconoció como exvicesecretaria de la sectorial juvenil de Societat Civil Catalana (SCC) y se lo comunicó a la persona que cantaba los números premiados desde el escenario.

Fue entonces cuando este señaló desde el micrófono que "hay gente fascista de SCC en nuestra carpa" y que "al fascismo se le combate con tiros". Domingo decidió abandonar el establecimiento y, a la puerta del mismo, le tiraron un vaso de plástico.

Mofas independentistas

En declaraciones a Crónica Global, Domingo ha explicado que en la carpa suele haber símbolos independentistas --como lazos amarillos y fotos de los presos acusados de rebelión y sedición por el procés-- y que los locutores acostumbran a añadir una frase en tono humorístico a los números que salen premiados. Unas coplas que suelen ser comentarios favorables a la independencia y en contra de los que se oponen a ella.

En todo caso, también ha asegurado que hasta ahora no había sufrido ninguna situación tan violenta como esta.

Condena del ataque

Desde S'ha Acabat han denunciado lo ocurrido y han reafirmado su defensa del constitucionalismo en Cataluña. "No nos conocen si se piensan que van a asustarnos. Ante su odio, nuestras sonrisas. Estudiaremos medidas legales para frenar la intolerancia", han indicado.

Por su parte, Gallardo se ha declarado "consternado" por lo sucedido. "Nosotros fuimos a pasarlo bien a un evento festivo de nuestra ciudad y nos encontramos con un mitin político dirigido primordialmente a menores de edad y amenazas de muerte con motivos ideológicos. Nos sentimos muy violentados", ha añadido. Mientras que el PP de Sant Cugat ha condenado las amenazas y ha pedido explicaciones a la alcadesa de la localidad barcelonesa, Carmela Fortuny, del PDeCAT.

"Libertad de expresión"

En cambio, la entidad organizadora del evento, Cal Temerari, aunque se ha desmarcado de las amenazas de muerte, las ha justificado amparándose en la libertad de expresión del locutor. "En ningún momento la organización dice a los loros y cotorras [como se denominan a los voluntarios que cantan los números] qué pueden o no pueden decir por el micro. Por tanto, las opiniones que expresen son personales y no representan necesariamente el sentir de la entidad organizadora", han indicado a través de su cuenta de Twitter.

"Ninguna frase que increpe explícitamente a personas que están en el espacio a título individual representa el sentir de la entidad organizadora, y en este sentido como Cal Temerari nos desmarcamos no sin defender la libertad de expresión en todas partes, también en el micro del Quinto de Nadal. Nos consta que fuera de la carpa un individuo lanzó un vaso vacío a una persona. En ningún caso fue hecho por nadie de la organización, y en caso de haber pasado dentro del espacio de la actividad esta persona habría sido expulsada como cualquiera que tirase vasos a otros", añaden.