Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Manifestantes durante el acoso a la Conselleria de Economía del que tuvo que escapar por la terraza una secretaria judicial el 20S de 2017 / EFE

Absuelto el hombre que publicó en Twitter la foto y el DNI de la secretaria judicial del 20S

La sentencia argumenta que el acusado no cometió ningún delito de revelación de secretos, coacciones o obstrucción a la justicia, ya que todos los datos estaban en internet

3 min

Un juzgado de Barcelona ha absuelto al usuario de Twitter que publicó datos de la letrada de la administración de justicia del juzgado de instrucción número 13 de Barcelona ​​que supervisó el registro de la Conselleria de Economía el 20 de septiembre de 2017. El hombre colgó los datos en la red mientras la secretaria judicial declaraba en el Tribunal Supremo en el juicio del 1-O. La funcionaria reconoció que había pasado miedo y llegó a necesitar escolta

La sentencia concluye que el hombre no cometió ningún delito de revelación de secretos, coacciones o obstrucción a la justicia. Concluye que todos los datos las había sacado de internet y no tenía voluntad amenazadora, según avanzó el propio afectado.

La Fiscalía pedía dos años

La imagen de la letrada de la administración de justicia estaba protegida durante el juicio al Supremo para evitar amenazas o acosos. El usuario publicó un tuit con el nombre, su DNI y su fotografía.

La fiscalía pedía dos años de prisión y 17.100 euros de multa, mientras que la abogacía del Estado reclamaba cuatro años y medio de cárcel y 15.500 euros de multa.

Escapó por la terraza

El 20 de septiembre de 2017, un registro judicial provocó una protesta multitudinaria frente al Departamento de Economía de la Generalitat, que se prolongó hasta poco antes de la medianoche. Fue ese día, cuando Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, los líderes de la ANC y Omnium Cultural, se subieron a un vehículo de la Guardia Civil para arengar a los concentrados, entre otras acciones. Su actuación para controlar la protesta propició su encarcelamiento. 

Al sentirse atrapada y con miedo, la secretaria judicial abandonó la sede de Economía por la terraza. Usó un patio exterior del edificio público que le permitió llegar hasta el anexo teatro Coliseum y salir a la calle entre la multitud.