Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El prófugo Carles Puigdemont (c), junto a Gonzalo Boye (d) y Toni Comín (i) en Bruselas / EFE

El abogado general del TJUE da la razón a Llarena y abre el camino a la entrega de Puigdemont

El expresidente de la Generalitat fugado en Bélgica anuncia que "lucharemos hasta el final" y recibe el apoyo de otros dirigentes secesionistas y de Unidas Podemos, que lo ve "una mala noticia"

9 min

La justicia europea da la razón al juez Pablo Llarena: el rechazo de Bélgica a conceder la extradición del fugado Carles Puigdemont y del resto de encausados por el procés no está justificado. Así lo ha apuntado este jueves el abogado general del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), Richard de la Tour, quien considera que dicho país no puede poner en cuestión las euroórdenes solicitadas por el Tribunal Supremo español, ni denegar la entrega de los prófugos aduciendo una posible vulneración de sus derechos fundamentales. Algo que Bélgica ha estado haciendo desde su fuga en 2017, y sin demostrar la existencia de supuestas "deficiencias sistémicas" respecto al Estado de Derecho en España.

El abogado del tribunal europeo ha respondido de este modo a la pregunta prejudicial que planteó el magistrado del Supremo Pablo Llarena cuando la justicia belga denegó en 2021 la entrega a España del exconseller de Cultura Lluís Puig, al considerar que era el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), y no el Supremo, el que debía emitir la euroorden y que, si lo extraditaba, se violarían sus derechos fundamentales.

Bélgica se extralimitó

Sin ser vinculante, la opinión del abogado general del TJUE tiene gran relevancia, puesto que suele acabar coincidiendo con las sentencias que acaba dictando el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que es el marcará el futuro judicial en Bélgica del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y del resto de fugados por el referéndum ilegal y la declaración unilateral de independencia de Cataluña de 2017.

Richard de la Tour deja en evidencia la actitud de Bélgica al apuntar que la directiva sobre las euroórdenes "no permite a una autoridad judicial de ejecución controlar si una autoridad judicial emisora es competente para dictar la orden de detención y entrega". En el caso del exconseller Lluís Puig, el Tribunal de Apelación de Bruselas denegó su entrega basándose en un informe del Grupo de Trabajo de las Naciones Unidas sobre la Detención Arbitraria, que sostenía que se violaron los derechos fundamentales de los políticos secesionistas con el pretexto de que la causa la asumió el Supremo, y no el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

El abogado del TJUE ha dejado claro que un país --en este caso, Bélgica-- no puede denegar una extradición ante una supuesta vulneración de derechos sin "datos que permitan demostrar, mediante una apreciación global basada en datos objetivos, fiables, precisos y debidamente actualizados, la existencia de un riesgo real de vulneración del derecho fundamental a un proceso equitativo ante un juez establecido previamente por la ley". Bélgica tendría que demostrar, por tanto, la existencia de "deficiencias sistémicas o generalizadas en el funcionamiento del sistema judicial del Estado miembro emisor", es decir, de España. Algo que no ha hecho.

Posible nueva euroorden

Llarena preguntó también al TJUE si en caso de darle la razón, como está haciendo el abogado general, podía emitir una nueva euroorden contra Puig, ya que su caso se ha juzgado ya en Bélgica, saliendo indemne. Según Richard de la Tour, la directiva de la euroorden "no se opone" a "dictar contra la misma persona" una nueva orden de detención y entrega cuando un país "haya denegado la ejecución (...) contraviniendo el Derecho de la Unión".

La sentencia que emita el TJUE sobre este caso marcará el futuro judicial en Bélgica de Puigdemont, ya que su euroorden la están analizando los mismos jueces que estudiaron la de Puig. Además, el expresidente de la Generalitat ha interpuesto un recurso contra la decisión del Parlamento Europeo de retirarle la inmunidad, sobre la que la justicia europea aún no ha celebrado la vista.

Puigdemont: "Lucharemos hasta el final"

La noticia ha caído como un jarro de agua fría entre los afectados. Puigdemont, en la actualidad eurodiputado de JxCat, se ha quejado de que ve "claras contradicciones" entre el posicionamiento del abogado general del UE y la jurisprudencia reciente del TJUE, y ha anunciado que "lucharemos hasta el final".

"Hemos leído la opinión del abogado general del TJUE y, naturalmente, no nos satisfacen ni son las que esperábamos. Estaremos a la espera, como siempre, de la decisión del tribunal", ha afirmado Puigdemont en un hilo en su perfil de Twitter. El exmandatario de la Generalitat fugado tiene claro que "deberemos recorrer un camino que ya hemos recorrido antes, con más experiencia que antes". Y ha advertido de que "lucharemos por cada derecho y cada opción. Hasta el final. Sin rendirnos, sin renunciar. Todos los escenarios posibles los teníamos identificados y, por lo tanto, sabemos qué hemos de hacer en cada uno de ellos. Desde el más favorable al más desfavorable".

Los dirigentes secesionistas apoyan a los fugados... 

"Que nadie tenga ninguna duda: hoy más que nunca nos conjuramos con el #nosurrender con el que hemos luchado todos estos años", ha añadido. Haciendo uso de esa misma etiqueta ("no rendirse") se ha posicionado el exconseller de Cultura Lluís Puig: "Seguir luchando no nos coge de nuevo".

Por su parte, el secretario general de JxCat y exconseller de Presidencia durante el procés, Jordi Turull --indultado por el Gobierno español el año pasado-- ha transmitido su solidaridad a los prófugos: "Con vosotros y por vosotros, Muy Honorable President. No nos rendiremos. ¡Nunca!".

Y otro tanto ha ocurrido con la presidenta del Parlament, Laura Borràs, quien ha transmitido su apoyo por la misma vía a Puigdemont y sus exconsellers Lluís Puig, Clara Ponsatí y Toni Comín afirmando que "lucharemos cada derecho sin rendirnos, sin renunciar, hasta el final", ha defendido.

... Y Unidas Podemos, también: "Es una mala noticia"

También han expresado su pesar por la línea adoptada por la justicia europea el socio minoritario del Gobierno de coalición español, Unidas Podemos. Su portavoz parlamentario, Pablo Echenique, considera "una mala noticia" que el abogado general de la UE diga que Bélgica no puede cuestionar la competencia del Tribunal Supremo para emitir euroórdenes, lo que podría afectar a la situación de Carles Puigdemont. "No ayuda a desjudicializar el conflicto político en Cataluña", ha dicho el dirigente podemita.

Estas afirmaciones se producen justo un día antes de la reunión en el palacio de La Moncloa entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Pere Aragonés, en la denominada "mesa de diálogo", que aborda aquellas cuestiones que interesan a los nacionalistas catalanes.