Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Un piquete en la UB durante la huelga contra la sentencia del 25% en castellano en las aulas / EUROPA PRESS

La Abogacía del Estado deja en manos del TSJC la ejecución forzosa del 25% de castellano

La representación del Ministerio del Educación pide al tribunal que tenga en cuenta el “carácter flexible o no simétrico” de la aplicación de las cuotas que prevé la propia sentencia

2 min

El abogado del Estado deja en manos del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) deja la ejecución forzosa de la sentencia que obliga a los colegios a impartir un 25% de horario lectivo en castellano. El representante legal del Ministerio de Educación ha presentado sus alegaciones en el proceso de ejecución forzosa instada por la Asamblea por una Escuela Bilingüe (AEB) y a la que se opone la Consejería de Educación de la Generalitat.

La abogacía del Estado, personada en la causa, no se opone a la legitimación de la AEB entidad que asesora a las familias que reclaman aumentar las horas de castellano. La Consejería de Educación, en cambio, sí había cuestionado que AEB pueda litigar. No se opone a las medidas solicitadas por la AEB, que las deja a criterio del TSJC.

Precisiones relevantes

El Estado, a diferencia asimismo del Govern, no declara expresamente que se haya ejecutado la sentencia. No obstante, advierte de la necesidad de que la ejecución forzosa cumpla con “una serie de precisiones muy relevantes sobre el régimen de conjunción lingüístico” que contiene la sentencia, tanto en sus aportaciones como en sus referencias a la doctrina del Tribunal Constitucional.

En especial que “el uso vehicular normal de las dos lenguas oficiales, tanto en lo que respecta al porcentaje mínimo como al contenido” debe quedar “referido al conjunto de los alumnos”, pues “este régimen de conjunción no responde a un derecho subjetivo de los alumnos, sino que es consecuencia de la misma oficialidad de la lengua”. También alude el Estado al “carácter flexible o no simétrico de la aplicación al mínimo del 25%”, en el sentido de que cada centro podrá adaptar los proyectos lingüísticos a las circunstancias del caso”.