Menú Buscar
Xavier García Albiol y Alberto Fernández, entre los asistentes a la concentración del 12-O en plaza Cataluña / CG

Unas 5.000 personas celebran el día de la Hispanidad en la plaza Cataluña de Barcelona

Piden la unidad de España y que la Generalitat tienda puentes con el Gobierno central

4 min

Eran “el triple que el año pasado”, según los allí presentes, y en 2015 fueron 4.500. Criticaban a TV3, la televisión pública catalana, “la televisión que emite el canal del odio” --y otros comentarios no aptos para ser reproducidos--, por haber informado de que había solo 60 personas en la plaza Cataluña celebrando el día de la Hispanidad. Un comentario que los periodistas han emitido en los inicios de la movilización, cuando faltaba por llegar la gran mayoría de asistentes.

Finalmente, los datos oficiales de la Guardia Urbana de Barcelona cifran en unas 5.000 personas las que se han concentrado en el centro de la capital catalana convocadas por la entidad D’Espanya i Catalans. El portavoz, Javier Mecino, ha instado a los participantes en el acto a “reconquistar el corazón de los catalanes que se han dejado manipular” por el independentismo.

Unidad de España

Portavoces de varias asociaciones han subido al escenario a pedir la unidad de España. “Cataluña está envenenada de autoodio. Si alguien ama a Cataluña somos los que estamos aquí y el único genocidio es el que están haciendo los nacionalistas con nosotros”, decía el profesor universitario y escritor Javier Barraycoa. “Esta generación ganará la batalla contra la independencia”, aseguraba.

Los manifestantes vitoreaban cada “¡Viva España!” y los acompañaban de gritos como “Cataluña es España” o abucheos dirigidos hacia Esquerra Republicana de Catalunya y la CUP, en concreto. También han reclamado al Gobierno catalán y a los diputados del Parlamento autonómico que “respeten el ordenamiento jurídico y pongan fin al ilegal y descabellado proceso secesionista”, según el manifiesto leído durante el acto.

D’Espanya i Catalans ha pedido tender puentes entre el Gobierno de España y la Generalitat para acabar con el procés, además de seguir formando parte del Estado español: “Los catalanes del siglo XXI siempre hemos sido catalanes de una Cataluña de todos y, por tanto, de una España de todos”.

Tradiciones españolas

Las intervenciones han dado paso a un grupo de castellers, que ha formado una torre humana “entre la gente, para estar con el pueblo”, en la que han desplegado una bandera de España al llegar la enxaneta --el infante que corona la construcción-- a lo más alto, aplaudidos por el público allí presente. Acto seguido, ha sonado el himno español y, al finalizar, los manifestantes han bailado al ritmo de un pasodoble.

“Como no tenemos presupuesto para invitaros a un café, os ponemos unos pasodobles”, ha dicho uno de los organizadores del evento. “Solo digo una cosa: el 11S no acaba con la gente bailando”, añadía uno de los allí presentes.