Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Juego en el patio de unas escuelas / EUROPA PRESS

28 familias de una escuela catalana se unen para pedir más enseñanza en castellano

Reclaman que les impartan en español al menos el 25% de las clases que el TSJC dicta en sus sentencias como mínimo obligatorio en una comunidad bilingüe

3 min

La inmersión lingüística obligatoria y monolingüe solo en catalán continúa funcionando en el sistema educativo de Cataluña, a pesar de las últimas sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que obligan a impartir, al menos, un 25% de las clases en una de las dos lenguas cooficiales de la autonomía. Así se desprende de la reclamación de 28 familias de alumnos de un colegio de Barcelona, que exigen que se cumpla con este mínimo legal para poder tener algunas clases también en castellano.

Así lo revela la Asociación Hablamos Español, que ha presentado ante la Consejería de Educación de la Generalitat sus solicitudes. Según explica esta entidad en un comunicado, estos alumnos reciben en la actualidad la enseñanza de todas las asignaturas exclusivamente en catalán --algo habitual en el sistema educativo catalán--, por lo que el contacto con el español se limita a apenas dos horas semanales de la asignatura de Lengua Castellana. Por ello, han decidido iniciar un proceso contencioso-administrativo "que debería desembocar en la introducción del español como vehicular para impartir una asignatura troncal".

Obligatorio

La asociación acusa además a la consejería de haber intentado en las últimas horas "confundir y desanimar con información falsa", y explican que la Generalitat ha recurrido la última sentencia "que obliga a la Administración catalana a introducir el español como lengua vehicular en todas las escuelas catalanas lo pidan o no las familias, pero no puede recurrir las sentencias que ya son firmes y que amparan a las familias que así lo soliciten", como sería en este caso.

En esa última sentencia, de diciembre de 2021, el TSJC extendió la obligatoriedad de cumplir con ese 25% de las clases en una de las dos lenguas cooficiales en Cataluña a todo el sistema educativo, y no solo a las familias que lo reclaman.