Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
colau reactiva 22@

Barcelona pacta completar el Distrito 22@

BComú, PSC y ERC 'levantan' la moratoria y acuerdan el desarrollo de la zona norte del área tecnológica: habrá un millón de metros cuadrados de oficinas y 6.200 viviendas

6 min

Los dos partidos que gobiernan Barcelona y la principal fuerza de la oposición han desbloqueado el proceso de finalización del distrito 22@, la parte de la Ciudad Condal diseñada para concentrar los usos terciarios y las industrias limpias, como las tecnológicas. Un pacto a tres entre Barcelona en Comú, PSC y ERC permitirá levantar la moratoria de nuevas licencias que regía en el 21,5% del área desde febrero de este año. La entente, que se traducirá en una modificación urbanística, abrirá el grifo a elevar un millón de metros cuadrados de oficinas y 6.200 viviendas, 4.500 más de las proyectadas en el plan anterior.

El acuerdo ha sido presentado hoy por los más altos representantes de los tres partidos. Han comparecido Ada Colau, alcaldesa de Barcelona (BComú); Jaume Collboni, primer teniente de alcalde (PSC) y Ernest Maragall, presidente de ERC en el Ayuntamiento. ¿Qué han avanzado los tres políticos? Un pacto para modificar el Plan General Metropolitano (PGM) en el 22@. Se actualizará el reparto actual de usos fijado 20 años atrás. ¿En qué sentido? Para dar el visto bueno a intervenir en 980.000 metros cuadrados de suelo (equivalente a 41 islas del Eixample) para atraer promotores que desarrollen los solares pendientes y amplíen altura en algunos ya existentes. Asimismo, se busca que el sector inmobiliario intervenga para levantar 6.200 viviendas, las 2.000 que faltan por construir y 4.400 más a las que se abre la puerta.

Collboni: "Es un pacto histórico para la ciudad"

El primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, ha descrito la entente presentada hoy --y que se formalizará en los plenos de julio y septiembre-- como un "pacto histórico". Según el líder socialista en el Ayuntamiento de Barcelona, la hoja de ruta permitirá desarrollar el 21% del distrito 22@ que había quedado pendiente de reurbanizar: un triángulo que delimita el vértice de la confluencia entre la Gran Vía y la avenida Diagonal y la base en la calle Maresme, en la frontera norte de Barcelona. Es pues el frente septentrional del 22@, que había quedado orillado de las intervenciones por el rechazo vecinal, las pugnas políticas y, por último, una moratoria impuesta este año.

Ahora se incorporará esta zona a la oferta de suelo para empresas tecnológicas y inmobiliarias que quieran invertir en Barcelona. Con el espacio urbano disponible, el Ayuntamiento estima que se crearán unos 60.000 puestos de trabajo. El cálculo parte de una regla de tres: actualmente hay 10.308 empresas en el distrito, que han generado hasta 92.140 empleos. Con lo que respecta a la vivienda, la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, no ha sabido precisar cuántas unidades del total de 9.600 pisos (5.200 previstas y 4.400 que se incorporan) serán de protección social. "Trabajamos para que sean el máximo posible", ha señalado la también concejal de BComú.

Gana el PSC, pierden los comunes

La posición común a tres anunciada hoy en el Ayuntamiento de Barcelona se deberá formalizar en los plenos municipales y elevar a la Generalitat de Cataluña, que es quien tiene la última palabra sobre las modificaciones de planeamiento. Por lo pronto, el pacto significa que se podrá levantar la moratoria de nuevos permisos de construcción y licitaciones que aprobó el Ejecutivo local en febrero. En aquel momento, el sector inmobiliario calculó que se estaba dañando inversión por valor de 4.000 millones de euros. El acuerdo para reactivar la urbanización del distrito, que cuenta con los mismos partidos que votaron a favor del aquel cerrojazo --Junts per Catalunya rechazó el parón y hoy ha quedado excluida--, permite reanudar la actividad constructora.

En el plano económico, Barcelona tiende la mano a los inversores desbloqueando un suelo muy cotizado. Lo dicen las cifras: en 2019 se invirtieron en la ciudad 610 millones de euros en edificios de oficinas, un 141% más que el ejercicio anterior, según Forcadell. El 46% de las operaciones se cerraron en el 22@. En el capítulo político, el PSC se impone a su socio de gobierno, Barcelona en Comú. El partido de Ada Colau vendió a sus bases "reorientar en clave social" el desarrollo del 22@ [ver aquí]. La realidad es que la concepción abierta de la economía, la que defienden los socialistas, se ha impuesto en el seno del Ejecutivo local. Solo falta un elemento: que tras la crisis sanitaria global del coronavirus haya demanda de oficinas ante el auge del teletrabajo. Pero ello ya no depende del bipartito municipal.

Destacadas en Política