Menú Buscar
La secretaria general de ERC, Marta Rovira (c), comparece con sus compañeros de partid para valorar los resultados electorales del 21D en la estación del Nord de Barcelona, donde la formación de Junqueras ha quedado por detrás de Puigdemont / EFE

Puigdemont se impone a Junqueras en un resultado agridulce para ERC

Los republicanos asumen que su objetivo era ser la primera fuerza pero logran el mejor apoyo

2 min

Las encuestas ponían a ERC como primera fuerza y la realidad no les ha dado la razón. Junts per Catalunya, partido del expresidente Carles Puigdemont, ha pasado por delante del exvicepresidente Oriol Junqueras con 34 diputados (933.707 votos) frente a los 32 de los republicanos (921.884 votos).

Su discreción a la hora de hacer campaña y la actitud de mantenerse en un segundo plano han pasado factura al grupo de Marta Rovira, que tras conocer los resultados de los comicios ha asegurado que “el independentismo ha ganado las elecciones y Rajoy ha perdido. Hoy, la República ha ganado al 155”.

El mejor resultado

La formación republicana se mostraba contenida y seria a medida que iban conociéndose los escrutinios y reconocía que Ciudadanos podía ser el primer partido en votos, pese a que esperaba la posibilidad de que el independentismo mantuviera la mayoría absoluta.

Su victoria es agridulce porque ERC ha conseguido su mejor resultado: logró 21 diputados en 2011; 23, en 2015 y 32 en estas elecciones. “Pese a la ofensiva judicial y mediática del Estado, los ciudadanos han votado mayoritariamente a favor de la República”, ha gritado una victoriosa Rovira.

Quieren negociar

Ahora, la pregunta es: “¿Se sentará en una mesa de diálogo y negociación? ¿Respetará el juego democrático?”. Quieren negociación política y democrática. Y que el Gobierno de Mariano Rajoy retire la aplicación del artículo 155, libere a los “presos políticos” y se siente a negociar.

“Los ciudadanos también votan a favor de la vía pacífica dialogada y negociada”, apunta. Asume que ERC quería ser la primera fuerza pero, por encima de todo, promete que trabajará como ha hecho siempre a favor de un mandato democrático para los ciudadanos, justicia social y la igualdad de oportunidades.

De momento, fija el horizonte más próximo en el siguiente paso: reabrir el Parlament.