Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Manifestación a favor del catalán con profesores que piden al Govern instrucciones claras sobre las directrices lingüísticas / @omnium (TWITTER)

Unos 1.500 independentistas se movilizan en Barcelona por el monolingüismo escolar en catalán

Los manifestantes rechazan el pacto para reformar la ley lingüística y exigen mantener la inmersión, a pesar de las sentencias que fijan un mínimo de 25% de clases en castellano

5 min

Las sentencias que instan a impartir al menos un 25% de las clases en castellano en el sistema educativo de Cataluña han generado la airada repulsa del secesionismo. Al rechazo del gobernante en la Generalitat, cuyos dirigentes deben acatar ahora el fallo en firme e irrevocable de la justicia, se le suma también el de parte del profesorado y de sindicatos de enseñanza, que este mismo sábado han participado en una manifestación en Barcelona para exigir la continuidad del modelo de inmersión monolingüe obligatoria en catalán impuesto por el Govern en las últimas tres décadas.

Bajo el lema "el catalán no se toca", alrededor de 1.700 manifestantes --según la Guardia Urbana-- han recorrido el casco antiguo de la ciudad para protestar; esta vez, en contra del pacto alcanzado entre ERC, PSC, En Comú Podem y JxCat --que finalmente se desmarcó del acuerdo-- para reformar la ley de política lingüística de 1998. Una modificación que permitiría introducir el castellano como lengua también vehicular en las aulas, aunque sin concretar el mínimo legal y dejando en manos de los centros la proporción, manteniendo el catalán como idioma preferente en la enseñanza.

La marcha se inició poco después de las 18:00 horas de la tarde frente a la Generalitat, en la plaza Sant Jaume, y terminó hora y media después ante el Parlament, donde algunos radicales se han dirigido a los Mossos d'Esquadra con cánticos como "fuera las fuerzas de ocupación" o "menos policía, más educación".

Piden "consenso" tras una sentencia firme

La manifestación, promovida por organizaciones como Òmnium Cultural --con su vicepresidenta, la exestrella de TV3 y Catalunya Ràdio Mònica Terribas, al frente-- y ANC, ha contado con el apoyo de los sindicatos nacionalistas USTEC-STEs, Intersindical-CSC, Coordinadora Obrera Sindical (COS), Sindicat d'Estudiants dels Països Catalans (SEPC), además de la CGT, la asociación de familias aFFaC, y entidades como el Consell per la República del prófugo Carles Puigdemont, entre otras. Todos ellos se oponen a la modificación planteada por los cuatro partidos antes citados, que está previsto que se vote en el pleno del Parlament los próximos 26, 27 y 28 de abril, después de las vacaciones de Semana Santa.

Tal y como ha manifestado Terribas a los medios, los impulsores de la concentración pretenden que la "respuesta" a la sentencia --firme y, por tanto, de obligado complimiento-- y la propuesta de reforma en el Parlament sea "consensuada con la comunidad educativa", y que se dote a la escuela pública de recursos para que se siga manteniendo la inmersión.

"Vivir plenamente en catalán"

Antes de iniciar la manifestación, los organizadores han leído un manifiesto en el que han reivindicado el derecho "a vivir y a trabajar plenamente en catalán". Una proclama que ya se ha oído también en los últimos meses en boca de determinados dirigentes de JxCat, y cuando menos sorprendente, habida cuenta que Cataluña es una autonomía bilingüe en la cual coexisten y son oficiales ambos idiomas.

Además de los ya citados, a lo largo del recorrido se han visto y escuchado lemas típicos del secesionismo y otros como, por ejemplo, "sin independencia no hay lengua", "botiflers no" ("traidores no"), "basta de traición, defendamos la inmersión", "ERC traidora, has vendido la escuela", y cánticos reclamando la dimisión del conseller de Educación, Josep González-Cambray (ERC).

Entre los asistentes se han visto además algunas caras conocidas del secesionismo, como los diputados de la CUP Dolors Sabater y Carles Riera, el exconseller de CiU Joaquim Forn o la presidenta de la ANCElisenda Paluzie, entre otros. El lema de la pancarta que encabezaba la manifestación decía así: "Que no nos recorten la lengua. Escuela pública y en catalán".