Torra, el ultramontano al que se le apareció la bestia

María Jesús Cañizares
3 min

Los símbolos de Cataluña ya no son lo que eran. La Caixa se ha deslocalizado, el Barça cae en la Champions y la Moreneta no es negra. Lo dicen los expertos en arte, es la pátina que da el paso del tiempo la que otorga ese color al icono religioso. Ello no impide que la Virgen de Montserrat siga estando muy presente en la política catalana. Y no solo por los selectivos rezos de su abad, a quien apena la situación de los presos siempre y cuando sean "políticos".

La Moreneta da nombre a la sala del Palau de la Generalitat donde hoy tomará posesión Quim Torra como 131 presidente catalán. No es el momento ni el lugar para abrir un debate sobre la presencia de estas imágenes religiosas en la sede de un gobierno que se presume laico. Es arte y punto. Pero la historia demuestra las intensas relaciones entre el nacionalismo catalán y el catolicismo. Torra, educado en los Jesuitas de Sarrià, es un gran ejemplo.

Ser creyente le permitió pasar de la órbita democristiana de UDC a la de Joan Carretero, hombre de orden que fundó Reagrupament como escisión de ERC. Finalmente dio el salto a Convergència y de ahí, a Junts per Catalunya. Del catolicismo de Jordi Pujol y su esposa Marta Ferrusola se ha escrito mucho, de la influencia del Opus en el entorno de Carles Puigdemont no tanto. Y si la combinación del nacionalismo y el catolicismo es fatal, la fe del converso independentista es letal.

A juzgar por sus escritos ultramontanos, Torra rechaza empatizar con cualquier tipo de ideología diferente a la suya. La lengua y la raza españolas suponen una obsesión para él. También lo eran para una integrista católica como Ferrusola, traumatizada con la elección de un presidente catalán nacido en Córdoba y con el castellano que utilizaban los compañeros de juegos de sus hijos. De aquellos polvos estos lodos integristas. ¿Qué hay más sacrosanto que la inmersión lingüística, que dura ya 35 años?

El católico Torra asegura haber visto a la “bestia” encarnada en los españoles y da testimonio de ello en sus artículos periodísticos, que serán traducidos por Ciudadanos a varios idiomas --lo que él domina, todo hay que decirlo-- para que el mundo nos siga mirando, pero no como pretenden los independentistas.

Comienzan a hacerlo, no con el escepticismo/curiosidad demostrados hasta ahora, sino con estupor. Torra azuza el fantasma de la xenofobia en una Europa amenazada por los populismos y la ultraderecha, dilapidando la balbuceante simpatía que podía generar las reivindicación separatista catalana.

Artículos anteriores
¿Quién es... María Jesús Cañizares?
María Jesús Cañizares

Periodista. Es subdirectora de Política de Crónica Global. Es licenciada en Ciencias de la Información por la UAB y ha cursado estudios de Derecho. A lo largo de su carrera se ha especializado en información política y del ámbito judicial.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información