Menú Buscar

Sant Esteve no se toca, pero Nochebuena…

Gerard Mateo
4 min

El Go-vern (nótese que está dividido y sus dos socios, en plena precampaña), por fin, nos ha sacado de dudas: ¡en Cataluña se celebrará la Navidad! Bueno, no está claro y, en cualquier caso, no la celebrarán todos. O sea, sí, pero no en familia. O no con toda la familia. Son muchos los que nos han dejado este 2020, y son muchos los que quedan al margen del plan de desescalada de la Generalitat, que no es una desescalada. Tal vez lo sea, pero el Go-vern quiere definirla de otro modo, no se sabe muy bien cuál, supongo que para distanciarse de lo que se hace en el resto de España. 

A nadie causará sorpresa a estas alturas que la Generalitat relaje las medidas de movilidad a escasos tres días del periodo navideño (siempre que lo permita la evolución epidemiológica, que lo hará o, si no, eso nos dirán). Y está bien. Después de un año tan complicado, encerrados, aislados, sin ingresos en muchos casos (aunque había alternativas al parón de la actividad económica), solo faltaba para redondear el 2020 pasar las fiestas solos. Si todo va bien, el 21 de diciembre habrá libre movimiento por Cataluña.

El fin de semana de Navidad será, por lo tanto, el primero de libre circulación por dentro de la comunidad autónoma. Es ideal, dado que el 25 de diciembre cae en viernes y San Esteban, en sábado. Con las restricciones actuales, eso es impensable: no se puede salir del municipio de residencia entre las seis de la mañana del viernes y las seis de la mañana del lunes. Afortunadamente, el Go-vern ha pensado en todos los ciudadanos de Cataluña y permitirá los encuentros familiares para comer galets y canelones. ¿En todos? Bueno… en todos todos no (qué raro). Solo en los que siguen las tradiciones catalanas. Y de aquella manera.

Entiendo que es muy complicado gestionar la situación, y más si eres un político de nuestros tiempos. Pero su manera de llevar la crisis hasta ahora tampoco ofrece garantías ni confianza. Por lo tanto, ¿es casual que la Nochebuena quede al margen de la desescalada? Sinceramente, creo que ni han pensado en ella. Les parecerá muy española y no va con este Go-vern. Sin embargo, somos muchos quienes la celebramos, pero, este año, el toque de queda (que tampoco quieren llamarlo así) imposibilitará los encuentros: a las diez de la noche, cada uno en su casa. Vale, por algún sitio hay que cortar, pero es que siempre cortan por el mismo lugar. Sabemos que somos malos catalanes, pero también les pagamos el sueldo.

Distinto es lo de Nochevieja, donde son habituales las fiestas hasta altas horas de la madrugada con gente de todo tipo y condición. Pero, Nochebuena al margen, Cataluña mantendrá cerrado el perímetro hasta, al menos, el 4 de enero. Claro, los Reyes de Oriente tienen que poder llegar a las casas, aunque en esta ocasión apenas se dejarán ver: no hay cabalgata y, en el caso de Barcelona, casi mejor, porque las carrozas tendrían serios problemas para circular por las nuevas calles de la ciudad, que destacan por sus colores, el aumento de obstáculos y la reducción de los carriles. Sin embargo, son numerosos los ciudadanos del resto de España que trabajan en esta comunidad y que tendrán que pasar estas festividades confinados de nuevo. Y lo mismo ocurre al revés. Pero no vaya a ser que Madrid nos vuelva a infectar

Artículos anteriores
¿Quién es... Gerard Mateo?
Gerard Mateo

Barcelona, 1990. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona. Comenzó su camino profesional como colaborador en las publicaciones deportivas digitales Madrid-Barcelona y Defensacentral, antes de dar el salto al Diario Gol. Con posterioridad, y tras casi cinco años, aterrizó en Crónica Global, donde hoy por hoy ejerce de redactor jefe de actualidad y edición. Buscando explicación a todo.