Menú Buscar
Pásate al modo ahorro

Normalización prematura

Alejandro peque bw 2
6 min

No deja de sorprenderme el empeño de nuestro Gobierno por facilitarle la vida a los cabecillas del intento de secesión unilateral de 2017.

Mientras el Tribunal Supremo deja claro que es demasiado pronto para que los condenados por sedición paseen libremente por las calles --su salida es “prematura”, dicen--, el ejecutivo del PSOE y Podemos avanza firme por los dos flancos: por una parte, prepara a la opinión pública para digerir el bochorno del indulto; y por otra, se dispone a aguar el delito de sedición, que en la práctica viene a ser lo mismo que el indulto --o, peor aún, una suerte de amnistía--.

Parece que a nuestros gobernantes se la traen floja las advertencias de los jueces. El alto tribunal alerta de que los actos de los condenados por el procés fueron de enorme “gravedad” y tuvieron un “efecto demoledor para la convivencia democrática”; lamenta que los órganos administrativos traten de convertirse en una “extravagante tercera instancia que se arroga la tarea de hacer más justa la decisión emanada de los jueces”; avisa de que “la sentencia no tiene que ser permanentemente reinterpretada”; y subraya que la condena cumple “el principio de proporcionalidad”.

Sin embargo, el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ya ha adelantado que los presumibles informes en contra del Supremo y de la Fiscalía no servirán para paralizar los indultos. Y que la revisión del delito de sedición es una maniobra ad hoc para que se beneficien de ella los Junqueras, Forn, Forcadell, Romeva, Rull, Turull, Bassa, Sànchez y Cuixart.

De momento, el Supremo aguanta como el último dique del sentido común, y Carme Forcadell y Dolors Bassa volvieron el viernes a prisión. Pero todo apunta a que será por poco tiempo. Las elecciones autonómicas del 14F marcarán el ritmo de ejecución de las medidas de gracia.

Me temo que, visto lo visto, los miembros de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo deben estar dándose cabezazos contra la pared por no haber asumido la petición de la Fiscalía de incluir en la sentencia la prohibición de que los penados disfruten del tercer grado antes de cumplir la mitad de las condenas.

Y es que la respuesta del independentismo a la mano tendida del Gobierno para tratar de “normalizar” la situación es desilusionante.

Solo en los últimos días, tenemos elementos de sobra para llegar a esa conclusión. Las bases de JxCat optan por la opción más radical para el 14F, al elegir a Laura Borràs como cabeza de lista. Forcadell llama a “persistir” justo antes de reingresar en Wad-Ras. Bassa asegura que “hagan lo que hagan no nos rendiremos y seguiremos adelante”. Los líderes de ERC califican la decisión del Tribunal Supremo de “venganza”. El director de TV3, Vicent Sanchis, arremete contra la Junta Electoral Central desde el Parlament. El vicepresidente de la cámara autonómica Josep Costa se reúne con miembros de la ultraderecha nacionalista más xenófoba. El radical Josep Canadell, presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, anuncia que se postula para incorporarse a las listas de JxCat. El exconcejal de ERC Jordi Pesarrodona --el payaso que se mofaba de la Guardia Civil en los momentos más intensos del procés-- también optará a las listas de Puigdemont. ERC, JxCat, el PDECat y la CUP, con el apoyo de Podemos y EH Bildu entre otros, lanzan una ofensiva contra la “imposición legal exclusiva del castellano en la normativa estatal”. La ANC exige a los partidos “hacer la independencia” ya. El presidente del Parlament y dirigente de ERC, Roger Torrent, denuncia en un foro con diputados franceses que el Estado español mantiene “una represión continua” en Cataluña. El líder de Òmnium Cultural y condenado por el 1-O, Jordi Cuixart, publica un libro para niños en el que se presenta como “preso político”. La CUP propone otro referéndum secesionista ilegal para crear más “conflicto” con el Estado. El Museo de Historia de Cataluña recibe con orgullo la pancarta de los “presos políticos” que le costó la inhabilitación a Torra --y que él mismo entrega--. Y hasta Josep Rull entrega las 10.500 cartas que ha recibido en la cárcel al Archivo Nacional de Cataluña.

Me da la sensación de que la estrategia para reconducir al independentismo hacia el sentido común y la convivencia no acaba de funcionar del todo.

Artículos anteriores
¿Quién es... Alejandro Tercero?
Alejandro tercero carné

Es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Barcelona (UB) y Agente de la Propiedad Inmobiliaria (API). Ha realizado estudios de Periodismo Digital en la UOC. Ha desarrollado su labor profesional en el ámbito del periodismo político y de la comunicación empresarial. Dirigió el digital La Voz de Barcelona --diario del que fue cofundador en 2008-- hasta su fusión con Crónica Global, en 2013. Ha presentado y dirigido el programa Voces, en Radio Intereconomía Cataluña. Ha participado o participa en tertulias sobre actualidad política en TV3, Catalunya Ràdio, RNE-Radio 4, TVE-Cataluña, RAC1, BTV, Televisió Badalona, Radio Intereconomía Cataluña, Canal Català TV y Cuatro. Es coautor de los libros Cataluña. El mito de la secesión (2014) y Así se escribe en digital (2020).