Menú Buscar

La moderación de Ciudadanos y los límites espacio-temporales

Xavier Salvador
2 min

Que el partido de Albert Rivera se ha convertido en una muleta para derecha e izquierda en el Parlamento español es una obviedad. Que ese papel de bisagra le convierte en la única alternativa centrada (definir como centro es más complejo intelectualmente en los tiempos actuales), a partir de la cual se hace más fácil la gobernación del país es también una boutade.

Lo certero del asunto es que Ciudadanos y su apuesta por el pragmatismo renovador también tiene un límite electoral: su apoyo directo o indirecto al nacionalismo.

Es un límite ideológico, más espacial que temporal. En el tiempo puede votar junto a CDC o PNV alguna ley, norma o resolución. En el espacio político hace bien de cuidarse de según qué alianzas políticas. Que los nacionalistas catalanes hayan pactado con el PP, en los pasillos más oscuros, la posibilidad de tener grupo parlamentario propio (y en consecuencia unos ingresos económicos muy superiores) no puede secundarlo un partido cuyo principal fundamento es una idea de España antagónica de nacionalismo alguno, sea vasco o catalán.

Las amenazas que ayer lanzaron los políticos del grupo encabezado por Rivera tienen sentido: si el PP acaba pactando con el nacionalismo para recuperar el poder será sin su aquiescencia. Es una frontera que no tiene sentido rebasar ni tan siquiera desde el pragmatismo de una formación centrada y reformista.

No todo vale en política. Los nuevos, los reformistas de verdad, deben tenerlo claro. Si a CDC las urnas le han dejado sin grupo parlamentario propio en Madrid, Francesc Homs tiene que hacerse con las primeras dos piedras que encuentre en el camino y dedicarse a hacer ruido con ellas por no decir otra cosa. Escucharle ayer en RAC1 haciendo el ridículo a preguntas de Jofre Llombart fue suficientemente esclarecedor de la mentira en la que se han instalado los convergentes en los últimos tiempos. Embustes que sirven en casa, pero que ya nadie cree cuando quien los pronuncia sale del rellano del domicilio propio.
Artículos anteriores
¿Quién es... Xavier Salvador?
Xavier Salvador

Pese a nacer en Barcelona en un ya lejano 1965, he acabado siendo un tipo de pueblo. Hoy ejerzo como consejero delegado de CRÓNICA GLOBAL después de haber dado bandazos periodísticos por ahí durante años (El Observador, Diari de Barcelona, El Periódico, Economía Digital...). He escrito dos libros. El más leído, Pujol KO, junto a varios autores. Del otro (El yugo milenario) es del que me siento más orgulloso, pero fue un divertimento intelectual de otro tiempo y otro lugar. Me gustan las personas auténticas, trabajar en equipo, la familia y el buen vino. Bonhomía, digitalización y periodismo en estado puro, vamos.