Menú Buscar

Joan Martí y Ricard Poy, dos iletrados

Xavier Salvador
6 min

El diccionario de la RAE remite a la palabra analfabeto cuando se consulta el significado de iletrado. La segunda acepción de este término es la que usaré para dar cuenta de dos personajes tan diferentes como iguales en su desconocimiento: ignorante, sin cultura, o profano en alguna disciplina.

El primer caso es el del doctor Joan Martí López, director general de la Corporación Sanitaria Parc Taulí. Para los que somos vecinos de la comarca del Vallès, en la conurbación de Barcelona, ese complejo sanitario es una referencia. Presta servicio a decenas de miles de catalanes y cuenta con unos profesionales que en algunos casos han demostrado estar al primer nivel en sus disciplinas, algunas de ellas incluso punteras en España.

Al doctor Martí, sin embargo, no le ha gustado que Crónica Global desvelase a la opinión pública catalana algo que él mismo reconoce en una carta publicada por este medio: que las urgencias del Taulí llevan 20 años colapsadas. Doy fe de ello como periodista y como usuario de sus instalaciones desde hace algunos lustros. Pero que a alguien no le guste salir en los medios no significa que los catalanes no podamos saber que el día que el Síndic de Greuges, Rafael Ribó, fue a comprobar cómo estaban las urgencias de ese hospital barcelonés se hicieran algunas componendas propias de los tiempos en los que al dictador Francisco Franco le ponían las piezas de caza para que disparara: se limpió de enfermos el servicio de urgencias.

Para expiar sus pecados, Martí escribe a su plantilla, reconoce la mayor y les pide que no hablen con nuestro medio, calificándolo de manera negativa en lo político al igual que el consejero Comín al que presta servicio en estos momentos

Que eso se haya conocido y revelado disgusta al Martí iletrado en cuestiones de política y opinión pública. Así que para expiar sus pecados escribe a su plantilla, reconoce la mayor (el colapso de las urgencias) y les pide que no hablen con nuestro medio, calificándolo de manera negativa en lo político al igual que el consejero (Antoni Comín) al que presta servicio en estos momentos. "El medio, que, no olvidemos, está vinculado a una clara ideología política no muy progresista, está utilizando una situación que desgraciadamente sucede y que nadie niega: que los servicios de urgencias no dan abasto en determinadas circunstancias", dice. Pues bien, iletrado Martí, explíquenos a qué ideología política está vinculada Crónica Global y atrévase a mantener con nosotros un debate a fondo para ver quién es más progre en lo que guste. Si nos quiere llamar fachas hágalo, pero sepa que ni tiene razón ni eso le exculpa de su pésima gestión en el manejo de los recursos en la sanidad pública y de ser responsable de un episodio propio del caciquismo más recalcitrante. Eso, iletrado Martí, sí que recuerda el facherío de La escopeta nacional, en versión sabadellense.

M'hauran de permetre que escrigui unes línies en català adreçades de forma directa a un altre personatge diletant i sinistre. Em refereixo al director del 'Diari d'Andorra', sobre qui ja vàrem tenir unes paraules al seu dia, però que sembla no va entendre. Provarem a la llengua d'Espriu per tal d'esbrinar si el seu problema amb el nostre mitjà, al que titlla d'ultradreta espanyola, és únicament de capacitat cognitiva lingüística o de falta d'enteniment. Segueixi vostè cantant les excel·lències del seu Govern i del seu ministre de Finances, el mateix que ens demanda per explicar de què l'acusen, i fent passar per ‘fatxerio’ a tot aquell que no combregui amb la seva visió reduccionista, primària i nacionalista romàntica del que passa al seu país. Potser es guanyarà la vida amb l'actitud contemplativa que practica, però al final, com en aquest cas, haurà d'anar per darrere de periodistes com els d'aquest mitjà que van avançar una informació a la qual avui s'ha de referir obligatòriament a les pàgines del diari que dirigeix sense que els andorrans en tinguin cap culpa.

Es posible que Ricard Poy entienda que nunca le saldrá gratis mentir, por más que lo haga desde la atalaya de la dirección de un diario. Que en Crónica Global, señores Martí y Poy, seamos desacomplejados y valientes con la información no equivale a que tengamos un determinado color político. Sí que les define, en cambio, a quienes como ustedes sueltan alaridos de animal herido. No siempre uno se define por composición, en muchas ocasiones, como las que nos han mostrado, algunos lo hacen por oposición. Y se les ha visto el plumero de la intolerancia mientras daban lecciones.

Artículos anteriores
¿Quién es... Xavier Salvador?
Xavier Salvador

Pese a nacer en Barcelona en un ya lejano 1965, he acabado siendo un tipo de pueblo. Hoy ejerzo como consejero delegado de CRÓNICA GLOBAL después de haber dado bandazos periodísticos por ahí durante años (El Observador, Diari de Barcelona, El Periódico, Economía Digital...). He escrito dos libros. El más leído, Pujol KO, junto a varios autores. Del otro (El yugo milenario) es del que me siento más orgulloso, pero fue un divertimento intelectual de otro tiempo y otro lugar. Me gustan las personas auténticas, trabajar en equipo, la familia y el buen vino. Bonhomía, digitalización y periodismo en estado puro, vamos.