Un Govern sin "puñetera idea" de nada

alejandro  bw 5
5 min

"Tú tienes que entender algunas cosas de un mundo del que no tienes ni puñetera idea. No hagas nada, te hayan dicho lo que te hayan dicho, hasta que hablemos". Estas fueron las instrucciones que David Madí le dio al consejero de Interior, Miquel Sàmper (JxCat), nada más tomar posesión del cargo en septiembre pasado, según revelaron las escuchas de la operación Voloh.

Desconocemos si el ex mano derecha de Artur Mas es el responsable del enésimo lío que ha creado Sàmper con las amenazas incumplidas de restricciones de cara a fin de año, lo que sí que está claro es que el exdelfín del Astut iba bien encaminado con lo de que el conseller no tenía “ni puñetera idea” de cómo funciona la administración autonómica. Ni él, ni el Govern en su conjunto.

Es inaudito que la Generalitat lleve días anunciando que este lunes intensificaría las limitaciones a la movilidad --así se aseguró en Nochebuena-- e incluso que se adelantaría la hora del toque de queda en Fin de Año --así lo avanzó el propio responsable de Interior este domingo--, para después echarse atrás. Todo ello a pesar de que los datos sobre la pandemia confirman que la cosa está desbocada y que nos encontramos en pleno ascenso de la curva de la segunda ola. Eso sí, Sàmper ha sacado pecho de que el tráfico en el túnel del Cadí había caído muchísimo en estas fechas navideñas. Olé.

Al parecer, este lunes el Govern volvió a ser una jaula de grillos. ERC y JxCat no se ponían de acuerdo sobre las medidas a adoptar. Así que no se tomó ninguna decisión. Bueno, sí, se rompió el contrato con Ferroser, la filial de Ferrovial que se encargaba del rastreo de los contagiados y sus contactos, una gestión que hace meses que hacía agua --el Parlament instó a rescindirlo hace medio año-- y que ahora se revoca para vender que algo se está haciendo. Como siempre, tarde y mal.

Más allá de eso, la consejera de Salud, Alba Vergés (ERC), pidió ayer extremar las precauciones y cumplir las instrucciones para evitar los contagios porque “la situación no es buena”.

Probablemente se refería a las mismas precauciones que ni ella ni el presidente de la Generalitat en funciones, Pere Aragonès (ERC), tuvieron el domingo cuando se fueron a hacer la foto a una residencia de L’Hospitalet de Llobregat con la primera persona en ser vacunada contra el Covid en Cataluña. Una imagen --con la anciana toquiteando al president-- que le costó un rapapolvo de Oriol Mitjà (el epidemiólogo estrella de los indepes y cercano a JxCat, venido a menos).

Y parte de razón no le falta a Mitjà en este caso, pues ni siquiera los ministros de Podemos --los mayores expertos en márketing político del país-- se han atrevido a fotografiarse con Araceli, la primera en vacunarse a nivel nacional.

Es tal el caos del Govern que da miedo constatar en manos de quiénes estamos. No me extraña que haya votantes del PP que le pidan al presidente Pedro Sánchez que ponga orden de una “puñetera” vez (parafraseando a Madí) y asuma de nuevo las competencias de sanidad, como hizo al principio del estado de alarma.

Aunque lo que de verdad da miedo es que todas las encuestas apuntan a que, tras el 14F, ERC o JxCat (¡o ambos!) seguirán en el Govern. Pobre Cataluña.

Que tengamos suerte, porque la vamos a necesitar.

Artículos anteriores
¿Quién es... Alejandro Tercero?
Alejandro tercero carné

Es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Barcelona (UB) y Agente de la Propiedad Inmobiliaria (API). Ha realizado estudios de Periodismo Digital en la UOC. Ha desarrollado su labor profesional en el ámbito del periodismo político y de la comunicación empresarial. Dirigió el digital La Voz de Barcelona --diario del que fue cofundador en 2008-- hasta su fusión con Crónica Global, en 2013. Ha presentado y dirigido el programa Voces, en Radio Intereconomía Cataluña. Ha participado o participa en tertulias sobre actualidad política en TV3, Catalunya Ràdio, RNE-Radio 4, TVE-Cataluña, RAC1, BTV, Televisió Badalona, Radio Intereconomía Cataluña, Canal Català TV y Cuatro. Es coautor de los libros Cataluña. El mito de la secesión (2014) y Así se escribe en digital (2020).