Menú Buscar

Colau, Puigdemont, ¡el congreso de móviles peligra!

Xavier Salvador
3 min

Abre el congreso de los móviles, una de las convocatorias más potentes de la capital catalana. Seguro que se trata del evento mayor que puede celebrarse hoy día en una gran ciudad mundial. Tenemos la suerte de que eso suceda, acontezca, en Barcelona.

Lo recibimos con una huelga de los transportes públicos, unas administraciones peleadas entre sí porque son de diferente color político y defienden intereses distintos. Un jefe del Estado que no se conoce con el primer mandatario de la región, una alcaldesa que primero hizo demagogia y que luego negocia con los huelguistas del metro sin éxito y unos taxistas mosqueados, cabreados de tanto populismo barato en los últimos meses. Algunos se han confundido y han interpretado en los dos lados de la Generalitat que el Mobile World Congress es una especie de oportunidad para el mitin político o para inaugurar Firarebaixa de Girona.

No es de extrañar que John Hoffmann, el presidente de la patronal organizadora, decidiera alejarse de la inauguración. Es para mostrar cabreo e incluso más. Hay quien explicaba ayer que el mosqueo del hombre que trajo el congreso va más allá, que hay cláusulas de rescisión en el contrato firmado aplicables y que Shangai ya se ha postulado en las últimas horas como alternativa.

Barcelona no puede permitirse estos juegos políticos que bloquean, colapsan la ciudad el día que más fluida debería ser. Los extranjeros que ayer por la mañana ví moverse en busca de un medio de transporte con el que llegar al recinto no entienden nada de nuestras miserias políticas y sí que son capaces de interpretar que esta urbe les deja en la estacada, sin saber a dónde ni cómo ir.

Es la Barcelona que Ada Colau y Carles Puigdemont, sus colaboradores y antecesores, nos dejan sobre la mesa. Una ciudad que no es ni la sombra de lo que podía, por potencial, historia y capacidad, desarrollar ante el mundo. Lo logró en alguna ocasión, pero vivir aún del recuerdo de los Juegos Olímpicos de 1992 es tan temerario como estúpido.

Si algunos políticos son incapaces de estar a la altura, aprendamos a votar amigos.

Artículos anteriores
¿Quién es... Xavier Salvador?
Xavier Salvador

Pese a nacer en Barcelona en un ya lejano 1965, he acabado siendo un tipo de pueblo. Hoy ejerzo como consejero delegado de CRÓNICA GLOBAL después de haber dado bandazos periodísticos por ahí durante años (El Observador, Diari de Barcelona, El Periódico, Economía Digital...). He escrito dos libros. El más leído, Pujol KO, junto a varios autores. Del otro (El yugo milenario) es del que me siento más orgulloso, pero fue un divertimento intelectual de otro tiempo y otro lugar. Me gustan las personas auténticas, trabajar en equipo, la familia y el buen vino. Bonhomía, digitalización y periodismo en estado puro, vamos.