Los ciclos del Barça

Gerard Mateo
4 min

El Barça es un buen ejemplo de que los ciclos existen. Desde que el club es club, ha repetido los mismos éxitos y errores en distintos momentos de la historia. Hubo el Barça de les cinc copes, y también el del sextete; la salida de Figo fue traumática, pero dejó un buen dinero que se dilapidó en fichajes caros y poco exitosos… y lo mismo ocurrió con Neymar. Es más, hace 100 años, la entidad ya vivía crisis como la actual, con malos resultados, estrellas señaladas, tensión entre directiva y vestuario, y se criticaba la llegada de figuras de otros lugares en lugar de la apuesta por los deportistas de la casa. Está en la hemeroteca.

Otro de los problemas históricos del Barcelona es que mantiene demasiado tiempo el bloque de jugadores que lo han elevado al Olimpo. Sin olvidar las guerras cainitas entre barcelonistas, los llamados ismos, que llevan a situaciones tan esperpénticas como el Barçagate: raros son los informes de monitorización de las redes sociales, pero no menos extraño es el proceder de los Mossos d’Esquadra en esta investigación, con la detención del expresidente Josep Maria Bartomeu motu proprio, sin la petición judicial. El Barça es un caramelo tan apetitoso como envenenado. 

Y así llegamos a las elecciones. Tres son los candidatos que han obtenido los apoyos necesarios para estar en las urnas en plena pandemia: Toni Freixa, Víctor Font y Joan Laporta. Freixa tiene a su favor la experiencia en la gestión (ha estado en las juntas de Laporta, Sandro Rosell y Bartomeu), y es quien más se acerca a la herencia del nuñismo. A Laporta le avalan los éxitos deportivos en su etapa como presidente, que tapan ciertos escándalos y algunas formas de dudoso proceder. Y Font presume de que es el que llega más preparado, ya que lleva siete años centrado en este momento. Los tres son empresarios. Dos son independentistas (Font y Laporta). Y los tres tienen claro que el Barça necesita un cambio de rumbo, aunque algunos pretenden que sea más radical que otros. 

El nuevo presidente tiene varios retos nada más llegar. Cuatro son los principales, aunque casi todos están relacionados: la decisión sobre el entrenador (¿seguirá Ronald Koeman?), el nuevo Camp Nou, el futuro de Leo Messi, y la gestión del pinchazo de la burbuja que mejor ha resistido: la del fútbol. La pandemia ha hecho lo que no había podido hacer ninguna crisis, que es poner algo de cordura en este deporte-negocio, aunque la transición no es fácil. Con semejante caída de ingresos, los salarios necesariamente tienen que bajar, así como los precios de los jugadores, mientras hay que enfrentarse a las deudas en un contexto más complicado del que había cuando se contrajeron. Mucho trabajo.

Laporta, pese a todo, parte como gran favorito, aunque él no lo era cuando ganó en 2003. Con todo, dice el refranero que segundas partes nunca fueron buenas. La cuestión es que el Barcelona es més que un club, y son muchos los intereses que mueve, económicos y políticos. A ver en manos de quién queda y cómo gestiona lo que va más allá del balón. Decidirán los socios. En todo caso, como los ciclos se repiten, que nadie dude de que el Barça volverá a reinar en Europa más pronto que tarde.

Artículos anteriores
¿Quién es... Gerard Mateo?
Gerard Mateo

Barcelona, 1990. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona. Comenzó su camino profesional como colaborador en las publicaciones deportivas digitales Madrid-Barcelona y Defensacentral, antes de dar el salto al Diario Gol. Con posterioridad, y tras casi cinco años, aterrizó en Crónica Global, donde hoy por hoy ejerce de redactor jefe de actualidad y edición. Buscando explicación a todo.