Menú Buscar

El beso de Puigdemont

Alejandro Tercero
5 min

El beso de Puigdemont a la bandera de España ha sido el tema estrella de este martes en los medios y en las redes. En solo unas semanas, hemos pasado de tener la independencia "a tocar" y de conjeturar sobre cuál sería la primera superpotencia en reconocer la República catalana, a debatir profusamente en torno a si la demostración de amor del expresidente autonómico hacia la enseña nacional ha sido real o fingida. Así están las cosas en el negociado del procés.

A pesar de lo embarazoso de la situación --su vida en el limbo jurídico actual no le permite gozar de los niveles de protección de antaño--, lo cierto es que el prófugo aguantó el tipo tras el abordaje del joven que le propuso darle "un besito, por favor" a la bandera.

"Claro que me gusta [la bandera de España]. No tengo ningún problema con España", le aseguró el expresident a su interlocutor. Y horas más tarde insistió en esa línea desde su cuenta de Twitter: "Algún día entenderán que no tenemos ningún problema con España ni con su bandera. La batalla es contra quien ejerce el poder despóticamente".

Sin embargo, Puigdemont volvió a faltar a la verdad.

En los últimos meses, el dirigente nacionalista ha lanzado todo tipo de improperios contra España en innumerables ocasiones, calificándola obsesivamente de franquista y de poco democrática. De hecho, este mismo lunes, durante su delirante intervención en el debate universitario que le llevó a Copenhague, aseguró que "la sombra de Franco es todavía larga en España" y denunció que se trata de un país en el que "no hay democracia". Incluso la ya famosa profesora Marlene Wind tuvo que salir a enmendarle la plana, dejándole en ridículo.

 

Al contrario de lo que sostiene Puigdemont, el secesionismo catalán sí tiene un "problema" con España y con su bandera

 

También es falso que no tenga --o tengan, según el plural que utiliza Puigdemont y que se entiende que hace referencia a su partido o al movimiento independentista en general-- "ningún problema" con la bandera de España. Los partidos que forman la coalición electoral que encabezó en las pasadas elecciones --CDC y PDeCAT-- han dado muestras suficientes de rechazo y desprecio sistemático de la enseña nacional. Multitud de ayuntamientos y otras administraciones públicas en los que han gobernado han incumplido durante años la ley de banderas, retirando o escondiendo los símbolos nacionales. Hasta el punto de que solo la amenaza de multas o inhabilitaciones ha permitido restituir la legalidad en los pocos casos en los que esto ha sido posible, en ocasiones tras largos procesos judiciales.

De igual forma, organizaciones radicales vinculadas a la CUP --socios del partido de Puigdemont en la pasada legislatura, y todo apunta a que también en la actual-- muestran frecuentemente su simpatía por la bandera de España prendiéndola fuego con toda solemnidad.

Además, exhibir una bandera de España en ciertas zonas de Cataluña puede ser una actividad de riesgo. Basta con recordar las agresiones recibidas por las juventudes de SCC en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) o por las voluntarias de la entidad Barcelona con la Selección, o a la familia de Balsareny, a la que le quemaron el piso. Al parecer, todo muy en la línea de la "revolución de las sonrisas".

Así las cosas, únicamente hay dos conclusiones posibles: habida cuenta de que solo se besa un trapo si está limpio, tal vez Puigdemont sea consciente de que España no es tan franquista como dice... o simplemente fue el beso de un Judas.

Artículos anteriores
¿Quién es... Alejandro Tercero?
Alejandro Tercero

Es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Barcelona (UB) y Agente de la Propiedad Inmobiliaria (API). Ha realizado estudios de Periodismo Digital en la UOC. Ha desarrollado su labor profesional en el ámbito del periodismo político y de la comunicación empresarial. Dirigió el digital La Voz de Barcelona -diario del que fue cofundador en 2008- hasta su fusión con Crónica Global, en 2013. Ha presentado y dirigido el programa 'Voces', en Radio Intereconomía Cataluña. Ha participado o participa en tertulias sobre actualidad política en TV3, Catalunya Ràdio, RNE-Radio 4, TVE-Cataluña, RAC1, BTV, Televisió Badalona, Radio Intereconomía Cataluña, Canal Català TV y Cuatro. Es coautor del libro 'Cataluña. El mito de la secesión'.