Menú Buscar

Acciona y el inseguro gobierno catalán

Xavier Salvador
2 min

Por fin el Ejecutivo que preside Carles Puigdemont ha decidido qué hacer con el fiasco de ATLL, una empresa privatizada durante el mandato de su antecesor en extrañas circunstancias que todavía está pendiente de resoluciones judiciales que pueden poner en tela de juicio la actuación de la administración catalana.

Después de un demoledor informe de la Oficina Antifraude de Cataluña en el cual se señalaban que el adjudicatario (Acciona) de aquella concesión había establecido extraños negocios con sus propias empresas en detrimento de la transparencia y del buen gobierno de una empresa que trabaja para el sector público, la Generalitat ha decidido imponerle una multa de cuatro millones de euros.

Acciona pagará, contabilizará ese gasto en sus cuentas como menos margen de la concesión y aquí paz y después, gloria. Una gran empresa se libra del mayor castigo que le podía propinar un gobierno, quitarle la llave del negocio por su mala gestión.

La investigación de Antifraude, que fue remitida a la fiscalía Anticorrupción, era del todo categórica: los incumplimientos de Acciona permitían rescindir el contrato de suministro de las aguas catalanas y retornarlas al sector público. Existían, pues, elementos para quitarle el caramelo de la boca a la empresa de los Entrecanales.

Sin embargo, para aplicar una política severa y progresista de verdad, como dicen hacer, más que diputados hace falta otro elemento. Un gabinete, un gobierno, que esté seguro de sí mismo, de lo que hace. Cataluña está gobernada en términos de provisionalidad absoluta y decisiones como la actual lo muestran bien a las claras.

A Jordi Pujol no se le hubiera escapado una oportunidad como ésta para demostrar quién manda. Quizá, pese a sus múltiples fechorías en otras lides, tampoco se hubiera dejado enredar como le sucedió a Artur Mas con Acciona. En todo caso, Puigdemont y los suyos serán muy modernos e independentistas, pero parecen poco catalanes en la defensa de los intereses de los suyos.
Artículos anteriores
¿Quién es... Xavier Salvador?
Xavier Salvador

Pese a nacer en Barcelona en un ya lejano 1965, he acabado siendo un tipo de pueblo. Hoy ejerzo como consejero delegado de CRÓNICA GLOBAL después de haber dado bandazos periodísticos por ahí durante años (El Observador, Diari de Barcelona, El Periódico, Economía Digital...). He escrito dos libros. El más leído, Pujol KO, junto a varios autores. Del otro (El yugo milenario) es del que me siento más orgulloso, pero fue un divertimento intelectual de otro tiempo y otro lugar. Me gustan las personas auténticas, trabajar en equipo, la familia y el buen vino. Bonhomía, digitalización y periodismo en estado puro, vamos.