Menú Buscar

TV3 sale en ayuda del ganador

Roberto Giménez
6 min

Dejo atrás la tetralogía de política y literatura en defensa de la mujer para volver al tema que los comunes de este digital prefieren leer, que dé mazo a los separatas. No se apuren que ya me arremango pero con una premisa que para mí es norma: no te pases con el mazo si no quieres que se te vean las plumas. Soy de signo libra, busco el equilibrio. Como los trapecistas, me gusta trabajar en las alturas, pero con red. A nadie le gusta estozarse. No soy masoquista.

Hace tres semanas escribía que quería hablar de TV3 pero me callé porque el director justo el día anterior habló con argumentos semejantes a las balas de mi armero. No porque Xavier me copiara, sino porque bebemos el agua de un mismo manantial. Pero sí hablaré de la Nostra por la sorprendente entrevista que el domingo le hizo al Molt Honorable hijo del pastelero de Amer.

Josep Pla decía que es ridículo el trabajo de abrir puertas que han sido abiertas. En este digital, y yo mismo, se ha criticado mucho, y con razón, a TV3. La idea que tengo no es criticarlos, sino mostrar mi extrañeza. Aunque luego ya se verá, porque una cosa es la idea preconcebida y otra las que te llegan después de haber escrito la última palabra.

Les confieso que el domingo no vi la polémica entrevista que los doce apóstoles lanzaron al Ecce Homo de Girona, capital de Cataluña mientras sea president. Tengo un amigo masoquista adicto a la droga separata. Todas las noches se va a la cama hecho un basilisco porque, como si fuera un heroinómano que sabe que perjudica gravemente a su salud, no deja de escucharlos, no puede evitar su dosis diaria. Según él, para estar al día. Como no tengo esa adicción, ese domingo miré una película El vuelo, que me encantó. El protagonista es un piloto de avión alcohólico genialmente interpretado por Denzel Washington.

A la mañana siguiente, lo primero que hice fue leer las crónicas de Jo pregunto y mi sorpresa fue total por la jauría de quienes ponían a parir a TV3. No eran de esta acera sino de la contraria: Pilar Rahola, Agustí Colomines, Marta Pascal, la portavoz del PECAT en que se ha convertido Convergència, e incluso el jefe prensa de Puigdemont. ¿Qué había sucedido? ¿El mundo al revés? El vuelo de la pantalla había pasado a este cielo gris y plomizo donde un desconocido cuervo planeaba sobre nuestro irregular triángulo atravesado por el sur con la herida líquida del Ebro.

Los mandamases de TV3 han tomado la heroica decisión de salir en ayuda del que las encuestas anuncian como futuro vencedor electoral: el barrigudo historiador metido a economista

Antes de atreverme a escribir este artículo tuve que hacer como mi amigo heroinómano y tomarme la quina de más de dos horas de la entrevista para entender por qué lo negro era blanco. La política es gaseosa, pero no la de TV3 que es granítica hasta donde pierdo la memoria.

La conclusión a la que he llegado es que los mandamases de TV3 han tomado la heroica decisión de salir en ayuda del que las encuestas anuncian como futuro vencedor electoral: el barrigudo historiador metido a economista que, por lo que se ve, sirve igual para un fregado que para un cosido; especialmente ahora que Puigdemont dice que no se quiere presentar a unas elecciones, y que Artur Mas está en capilla de una inhabilitación temporal, como al compañero Arnaldo Otegi.

Hay antecedentes en esta prisión abierta de España: Los fascistas de la República llevaron a la trena de Cádiz al president màrtir... ¿Pretende eso el hijo del pastelero de Amer por su sí o sí en su fiesta sin autoridades en Bruselas?

No lo sé porque afortunadamente no estoy en su cabeza, pero comparto a medias la opinión de la Paqui del Bar de la Mina que le dio con el mazo rotundo en la Nostra, que tanto dolió a la jauría mediática, diciendo que tiene aspecto de bonachón. No digo que lo sea o deje de serlo, pero sí digo que actúa como un adolescente, como retrata su look capilar, porque va directo al despeñadero.

Este asunto será mi próxima entrega. Como decía Josep Pla: cuando se está en el baile, hay que bailar; bailemos...

Artículos anteriores
¿Quién es... Roberto Giménez Gracia?
Roberto Giménez

Durante treinta años ha sido director del Vallés, era el segundo semanario más antiguo de Cataluña, y fue director de Honor de El Vallès del siglo XXI. Ha escrito diez volúmenes de la serie 'Casi treinta años y un día' -en Sant Jordi de 2017 se publicó el último: 'Mis Enemigos Íntimos'-. Son las memorias del director del semanario comarcal más leído en Cataluña, que desapareció seis meses después de que lo dejara. Cada Sant Jordi publica una edición de 100 ejemplares que se agotan el mismo día. ¿Por qué no hace más? "Son para mis amigos", responde. Retirado antes de tiempo, con 55 años, por culpa de una bala traidora en la médula... También se le puede seguir en Facebook -cada día laborable publica 'La libreta azul'- y en Twitter. No es el capitán Araña. Sus amigos dicen que es honesto y leal, pero eso se lo dicen porque son sus amigos. Para entrar en su cofradía exige Derecho de Admisión. Vale quien sirve, pero no sirve cualquiera.