Ya tenemos fecha: el 10 de noviembre

Eladio del Prado
6 min

Como lo lee. Tras el teatro montado por Pedro Sánchez, un día en España y tres fuera, parece que ya va a pasar por el Congreso con el fin de que no le hagan presidente. No quiere. Que no engañen. Llevamos cuatro meses sin gobierno. Y lo que nos queda. Con suerte, prevén algunos socialistas, habrá gobierno para el día de los inocentes. La inocentada. Bastantes ciudadanos ya comentan que para esto mejor seguir sin gobierno. La Economía funciona, baja el paro y aumentan los cotizantes a la Seguridad Social. ¿Para qué queremos gobierno? Para nada. Que lo supriman. Con los Ayuntamientos y las Comunidades Autónomas tenemos bastante. Puede que no les falte razón. Si hubiera políticos de alto nivel se pondrían a estudiarlo. España funciona mejor sin gobierno. A por ello.

Pues ya tenemos fecha para las próximas elecciones generales: el 10 de noviembre. “Si usted puede esperar, España no puede”, comentan algunos socialistas, como si ellos fueran los únicos representantes del país. ¡Mentira! No es bueno esperar, lo ideal sería pactar. Pero no pactan. Porque no saben, no tienen nivel y, además, no quieren. Hay que ser audaz y, Sánchez ha perdido esa cualidad, si alguna vez la tuvo. Quiere todo el poder. La ambición en grado máximo. Yo soy el poder y lo quiero todo. Y si no me lo dan, voy a elecciones otra vez. ¿Que son caras? Qué se le va a hacer. Las ganaré con mayor diferencia y luego... todos a pasar bajo mi arco, debe pensar Sánchez en la intimidad. El reloj está en marcha. Pasan las horas, pasan los días, y el 22 es pasado mañana.

Lo anunció la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, después de hablar con Pedro Sánchez. O sea, que el día lo fijó Pedro. ¿Alguien ha dicho que hay división de poderes? Se nota poco, o nada. Poder legislativo sometido al poder ejecutivo. Ya es viejo. Podrían poner, por ley, que quien presida el Congreso sea del partido opositor, ¿no? No lo veremos. Pues ya hay investidura el 22 y 23 de julio. Y la segunda votación será el día 25, vale con mayoría simple para tener gobierno. Decía Rafael Simancas el pasado domingo que retrasar la investidura o repetir elecciones “son juegos tácticos tan comprensibles como evidentes, pero absolutamente inaceptables”. Eso es lo que han estado haciendo Pedro y su grupo de afines socialistas. Dejen de engañar. Su táctica está muy vista.

Es la misma táctica que usó Mariano Rajoy y que tanto criticó Pedro. Se han cambiado los papeles, pero el circo es el mismo. Bueno, ahora, Pedro tiene prevista una nueva ronda con los tres grandes partidos, PP, Podemos y Ciudadanos, para intentar desbloquear la investidura, aunque Cs ya ha manifestado que no acudirá. Rivera no quiere ver a Pedro y su enfrentamiento va en aumento. Un poco de teatro, pues en realidad la consulta se reduce a un solo encuentro con Pablo Iglesias. Marear la perdiz, pues si ya lo tienen todo hablado, y casi acordado, podían dejar ya de hacer teatro y tomar soluciones rápidas. El PP y Aznar ya han dicho que no habrá abstención.

Si ahora Pedro no es investido, Pablo ya aseguró que se lo pensará y cambiará su actitud. Él quiere ser ministro. Es su tabla de salvación. Tienen mala cara los dirigentes de Podemos. Parece que el bloqueo es inevitable. Aunque los podemitas han manifestado lealtad al Presidente en las cuestiones de Estado. Ahí va incluida Cataluña y su desafío al Estado. Cosas veremos en los próximos meses.

Y más cosas veremos si vamos a elecciones el 10 de noviembre. Porque la encuesta del CIS pone al PSOE en el 40% del electorado. Y hay que considerar serio al CIS después de su acierto en las pasadas elecciones. Veremos todavía más cosas. En la quinta reunión Pedro-Pablo ha de salir una decisión. Ya todos intuimos que “España necesita un Gobierno” y a partir de la próxima reunión toda España sabrá que Pedro necesita el poder para vivir. Son una misma cosa.

Sabremos si va a gobernar por la izquierda, o eso es de tiempos pasados. Sabremos si continúa bajo la presión del aparato y las agrupaciones, donde en algunas se le continúa considerando un intruso. Sabremos si podemos respirar y no sufrir más a los propagandistas disfrazados de tertulianos que nos machacan mañana, tarde y noche con la necesidad de “un gobierno europeísta y estable”. ¡Qué pesadez! ¡Qué sufrimiento, aguantar a tanto tertuliano propagandista! En las primarias del PSOE, cuando Pedro recuperó la secretaría del partido, no estaba ninguno. Ni se les oyó. Ahora huelen poder. Bastante asqueroso el tema. El poder engancha y Pedro quiere poder. Más poder. Aunque sea votando cien veces.

Artículos anteriores
¿Quién es... Eladio Del Prado?
Eladio del Prado

Pasó por TVE y fue colaborador de El País en los tiempos juveniles para recalar en Tiempo y Cinco Días. Fue uno de los fundadores del periódico de economía Negocio, donde fue el jefe de opinión hasta su cierre.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información