Tarradellas versus Pujol

Francesc Moreno
5 min

Con motivo del 40 aniversario del retorno de Tarradellas y de la restauración de la Generalitat provisional, he vuelto a releer la carta enviada por el expresident al entonces director de La Vanguardia, Horacio Saénz Guerrero, publicada el 16 de abril de 1981.

Su lectura hoy nos aboca a una conclusión relevante a la hora de interpretar el pasado y, sobre todo, pensar en el futuro. La conclusión es simple: Pujol tuvo desde el primer día la independencia de Cataluña como objetivo. Y toda su política, que Tarradellas califica de desleal y victimista, ha tenido como objetivo crear las condiciones para hacer efectiva esa independencia. Las políticas de contentamiento del Estado han servido para que el nacionalismo acumulase más poder. Los momentos de tensión y confrontación, para reforzar el victimismo.

Algunas de las frases de Tarradellas merecen recordarse porque son plenamente actuales. Así, refiriéndose a la política de Pujol, señala: "hoy podemos afirmar que debido a determinadas propagandas tendenciosas y al espíritu engañador que también late en ellas, volvemos a encontrarnos en una situación que me hace recordar otras actitudes deplorables del pasado".

Tarradellas recuerda el 6 de octubre de 1934 y señala que ya entonces no se escuchó su voz y que pesó más la exaltación de un nacionalismo exacerbado: "la demagogia había hecho su obra y el desastre se produjo".

Dice también Tarradellas que para ocultar el mal gobierno se utiliza "un truco muy conocido y muy desacreditado, es decir, el de convertirse en el perseguido, en la víctima". Y continúa: "las declaraciones de Pujol en que decía todo lo contrario de lo que ha hecho y dicho [...] constituyen un doble juego ya muy gastado en la política catalana".

Pujol tuvo desde el primer día la independencia de Cataluña como objetivo. Y toda su política, que Tarradellas califica de desleal y victimista, ha tenido como objetivo crear las condiciones para hacer efectiva esa independencia

También señala que en una carta a Heribert Barrera, entonces presidente del Parlament y máximo representante del supremacismo catalán, le hacía constar "mi disconformidad con la política sectaria, discriminatoria y carente de todo sentido de la responsabilidad por parte de la Generalitat".

Nada nuevo bajo el sol. La historia se repite y nadie aprende. Con todo, que el nacionalismo independentista quiera obtener sus objetivos, aún a costa del interés de los catalanes y con riesgo de confrontaciones violentas, es coherente con su ideología. Y no debería sorprender a nadie. Sus intenciones sólo no han sido evidentes para quienes no han querido verlas. Por interés político, por connivencia en la corrupción o por pura ineptitud.

El pulso actual lo perderán los secesionistas. Básicamente porque el nacionalismo se ha precipitado por miedo a que la crisis le hiciera perder el poder. No han dejado que sus políticas de ingeniería social acaben de proporcionarles mayorías electorales y sociales suficientes. Pero si todo sigue igual, es decir, si continúa la instrumentalización de la escuela, el control de los medios, la política desleal y torticera que ya denunciaba Tarradellas en su carta de 1981, lo normal es que dentro de unos años puedan aspirar a amplias mayorías. ¿Hará alguien algo para evitarlo? Alguien tratará de hacer políticas para que dentro de unos años no volvamos a las andadas? Sinceramente, no espero nada de los gobernantes españoles, si los catalanes no nacionalistas no consiguen ser determinantes en la política catalana y española. La mayoría social, sin mayoría política, no sirve para nada.

Artículos anteriores
¿Quién es... Francesc Moreno?
Francesc Moreno

Licenciado en Derecho. Ha sido profesor de Derecho financiero en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y de Derecho mercantil en la Universidad de Barcelona (UB). Ha sido vicepresidente de La Seda de Barcelona. Fue el editor de El Debat y Tribuna Latina.