Solo hay una que me gusta de la actualidad

Roberto Giménez
2 min

Soy un usuario de la radio, y cada día más. A penas leo prensa, los kioscos mueren. Los abiertos están agónicos; venden plantas y flores. Me produce pena ver este cementerio sin crisantemos en la vía pública. Solo veo a jubilados pasear con uno. Yo que siempre leía dos de diferentes ideologías. El tiempo cambia a velocidad de fórmula 1, visto y no visto.

A nadie le gusta el magma que vomita la isla de La Palma, que es un espectáculo visual, pero es una desgracia para miles de personas, para una zona de gente humilde. Nadie sabe cuándo acabará este desastre natural…

A nadie le gusta la huelga de maquinistas porque los huelguistas no mantienen los servicios mínimos y los usuarios llegan tarde a sus puestos de trabajo en unas empresas que están anémicas …

Las centrales eléctricas pasan de todo, porque perjudican a todo el mundo, especialmente a los pobres. A los ricos no les preocupa…

Me duelen los botellones violentos en madrugadas en muchas ciudades en las que muchos jóvenes vándalos no respetan el trabajo de la policía.

Me duele la derrota del juez del Tribunal Supremo Llarena y la victoria del fugado Waterloo, Carles Puigdemont, que se ríe de la justicia española diciendo que España es un Estado fascista.

Odio el populismo general en España y no solo aquí, a la derecha y la izquierda. Todos me recuerdan a unos párvulos. También en el Reino Unido, porque el primer ministro dice que no tiene que ver por el Brexit

Lo único que me gusta es que nos acercamos a la normalidad sanitaria

Artículos anteriores
¿Quién es... Roberto Giménez Gracia?
Roberto Giménez

Durante treinta años ha sido director del Vallés, era el segundo semanario más antiguo de Cataluña, y fue director de Honor de El Vallès del siglo XXI. Ha escrito diez volúmenes de la serie 'Casi treinta años y un día' -en Sant Jordi de 2017 se publicó el último: 'Mis Enemigos Íntimos'-. Son las memorias del director del semanario comarcal más leído en Cataluña, que desapareció seis meses después de que lo dejara. Cada Sant Jordi publica una edición de 100 ejemplares que se agotan el mismo día. ¿Por qué no hace más? "Son para mis amigos", responde. Retirado antes de tiempo, con 55 años, por culpa de una bala traidora en la médula... También se le puede seguir en Facebook -cada día laborable publica 'La libreta azul'- y en Twitter. No es el capitán Araña. Sus amigos dicen que es honesto y leal, pero eso se lo dicen porque son sus amigos. Para entrar en su cofradía exige Derecho de Admisión. Vale quien sirve, pero no sirve cualquiera.