Sánchez, contra las cuerdas

Roberto Giménez
3 min

Esta semana se ha celebrado el 25 aniversario del secuestro y asesinato del joven concejal del PP en la población vasca de Ermua Miguel Ángel Blanco, y se han realizado homenajes por todo el país.

Aquel año, 1997, los asesinos de ETA mataron a 13 personas, más de una al mes, de media, "porque algo habrán hecho", según me dijo una vecina de Granollers una tarde comiendo en el restaurante del casino de mi ciudad de adopción.

Recuerdo que la contesté de malos modos y se hizo un incómodo silencio. No volví a comer con ella nunca más.

Aquella persona, que era directora de una oficina bancaria cercana, me contó un día que tenía cáncer. La consolé mientras lloraba viéndome en silla de ruedas.

Ella sabía que yo era periodista desde hacía casi tres décadas de la extinta Revista del Vallès, pero no que yo odiaba a ETA con todas mis fuerzas, como la mayoría de los españoles.

Para mí, Bildu son los herederos de aquella siniestra banda terrorista. Y no me convencerán de lo contrario ni ERC, ni Junts per Catalunya, ni los impresentables de la CUP.

Por otra parte, comienza la cuenta atrás para un nuevo ciclo electoral. Queda poco más de un año para las elecciones generales, y todo apunta a que el nuevo PP lo tiene todo de cara para ganarlas. Cada vez es más posible que Alberto Núñez Feijóo sea el próximo presidente del Gobierno, un político mucho más prudente que Pablo Casado.

En todo caso, habrá que ver si se confirma la tendencia. Y, de ser así, habrá que ver si gobierna con Vox --que es lo que desearían los separatistas-- o solo.

En cuanto a la situación económica, la gente está muy cabreada por el incremento de los precios, que principalmente se han disparado por culpa de la guerra del salvaje Putin. A este PP le habría pasado lo mismo.

Pero se equivocan los socialistas cuando miran hacia Unidas Podemos para buscar fórmulas con las que superar esta crisis (ahora se echa de menos a un Ciudadanos centrado, que no pudo ser por culpa de Albert Rivera, el breve). Pedro Sánchez está contra las cuerdas y acercarse a Podemos en estos momentos es un suicidio.

Artículos anteriores
¿Quién es... Roberto Giménez Gracia?
Roberto Giménez

Durante treinta años ha sido director del Vallés, era el segundo semanario más antiguo de Cataluña, y fue director de Honor de El Vallès del siglo XXI. Ha escrito diez volúmenes de la serie 'Casi treinta años y un día' -en Sant Jordi de 2017 se publicó el último: 'Mis Enemigos Íntimos'-. Son las memorias del director del semanario comarcal más leído en Cataluña, que desapareció seis meses después de que lo dejara. Cada Sant Jordi publica una edición de 100 ejemplares que se agotan el mismo día. ¿Por qué no hace más? "Son para mis amigos", responde. Retirado antes de tiempo, con 55 años, por culpa de una bala traidora en la médula... También se le puede seguir en Facebook -cada día laborable publica 'La libreta azul'- y en Twitter. No es el capitán Araña. Sus amigos dicen que es honesto y leal, pero eso se lo dicen porque son sus amigos. Para entrar en su cofradía exige Derecho de Admisión. Vale quien sirve, pero no sirve cualquiera.