Menú Buscar
Pásate al modo ahorro

Líderes de pacotilla

Isabel Llauger
10.06.2021
6 min

No querría ser demasiado optimista, ni tampoco que las ilusiones incipientes con que una parte de los ciudadanos de Cataluña estamos viviendo esta nueva andadura del Govern de la Generalitat se desmoronen más pronto que tarde.

Veamos: el viernes pasado una conversación entre Presidentes (Gobierno de España y Govern de la Generalitat) que acaba con un comunicado conjunto. ¡Bien!

Este lunes un acto organizado por Foment del Treball para reconocer la trayectoria empresarial de un periódico liberal conservador, La Vanguardia, encarnado por la figura de su propietario, el señor Godó, al que asisten ambos presidentes y hacen, los dos de nuevo, un discurso con ánimo constructivo.¡Bien¡

Una carta desde prisión de Oriol Junqueras, presidente de ERC, el partido que preside el Govern de la Generalitat, que mandada a la vez al periódico Ara y a la cadena de televisión La Sexta donde aboga por el consenso y la concordia además de reconocer la necesidad de una conciliación nacional en Cataluña y reprocharse no haber tenido en cuenta a la mitad de la ciudadanía en ese fatídico octubre de 2017. ¡Bien otra vez!

¿Será verdad aquello de que hay luz al final del túnel?

Pero no todo pinta bien. No todo es tan fácil. No a todos les gusta este punto de inflexión en favor de la política real y provechosa. Se alza también la voz de la desconfianza, el recelo y la defensa del cuanto peor mejor encarnados ahora mismo por Junts per Catalunya, estos neoconvergentes sometidos a las consignas de Puigdemont desde Waterloo que no han digerido la pérdida de la Presidencia de la Generalitat y que se han vuelto ahora más revolucionarios que nadie. Son los que hacer ejercicio responsable político no les interesa porque pretenden vivir en un patetismo constante de una represión inventada que justifique su falta de proyecto tangible para Cataluña. Son los independentistas radicales imbuidos de la Fe verdadera que, negando la realidad de lo que es y pasa en Cataluña, cualquier propuesta proactiva constructiva y realista es vista como una gran traición porque viven y, sobre todo, sobreviven gracias a la crispación.

Luego también está esa derecha rancia que, desde Madrid, se mira este nuevo camino con ánimo destructivo. Son los mismos que obviaron la política en 2017 y permitieron también con su incapacidad y falta de diálogo que pasase lo que pasó. Unos y otros, partiendo de inicios distintos, tienen un mismo objetivo: dejar empobrecer y enquistar el problema político en Cataluña para su rédito electoral.

La derecha nacionalista española (PP, Ciudadanos y Vox) y la derecha nacionalista catalana (Junts per Catalunya) son lo mismo: negacionistas de la realidad actual en Cataluña. Ni el beneficio político prescindiendo del poder de la autonomía que busca el PP, ni la construcción de una Ítaca ficticia donde solo tendrían cabida ellos que pretende el independentismo radical, legitima su burda actitud ante este punto de inflexión que parece haberse iniciado por el Presidente Sánchez y el President Aragonès.

Si yo fuera independentista me preocuparía mucho de que personajes como Puigdemont, Paluzie, Ponsatí y su séquito sigan promoviendo gestos simbólicos contaminantes con frases panfletarias que, después de lo vivido en Cataluña estos años, pretenden menoscabar esta iniciativa que, por fin, busca consensos efectivos, un futuro más próspero y armonioso trabajando para mejorar la vida de los ciudadanos del país y aumentar la rentabilidad precaria de las empresas huyendo del enfrentamiento.

¡Qué miedo vivir en un país gobernado por líderes que no valoran el inicio o reinicio de una voluntad edificante para evitar caer de nuevo en pugnas estériles a partir de una existencia inventada!

Y yo me pregunto: ¿qué tipo de país construirían si pudiesen? ¿Cómo resolverían entonces sus disputas políticas? ¿Demonizando el diálogo y sin ceder a la tolerancia?¿defendiendo la hostilidad o el indefinido embate democrático? Es decir…. ¿a garrotazos?

¡Qué miedo si esa república de la Cataluña Independiente futurible fuera gobernada por estos actuales líderes de pacotilla que ahora se creen más puros y señalados por una divinidad de pueblo elegido y delirante!

Artículos anteriores
¿Quién es... Isabel Llauger?
Isabel Llauger

Isabel Llauger Ribas (Barcelona, 1966) es experta en relaciones institucionales, licenciada en Filología Hispánica por la UAB, Máster en Comunicación y Estudios Culturales por la UdG y Postgrado en Dirección de Fundaciones. También es experta en Igualdad de Género y en Compliance Penal por la UB. Directora de Ill+a Gestión (www.illagestio.com), es crítica literaria de las revistas 'Qué Leer' y 'Liubrújula', así como tertuliana de Catalunya Radio y TV3. Ha sido profesora asociada de la UdG.