Menú Buscar

Las renovables, la alternativa del presente

José Carlos Díez
6 min

Recientemente quedé a comer con mi amigo Nilo García. Es un auténtico crack y fue uno de los creadores de internet en España a principios de los noventa del siglo pasado. Es un gran empresario innovador y siempre se aprende con él. Aprendizaje y amistad es un binomio insuperable para una comida agradable.

Fuimos a comer a Silk en Alcobendas donde, además de disponer de buenos platos asiáticos o españoles, siempre pasan cosas mágicas. Su propietario, Cipri Quintas, autor de El Libro del Networking, fue fiel a su libro y quiso conocer a mi amigo, y de esa conversación salieron luego más oportunidades.

Nilo está desarrollando Reticare para proteger nuestros ojos de la radiación de los móviles y las tabletas que mucho tiempo de uso acaban generando problemas en la retina. Y en este caso lo único que sirve es el dicho castellano “más vale prevenir que curar” ya que, una vez dañada la retina, hasta que desarrollen nuevos fármacos o técnicas, es irrecuperable.

Pero la magia estaba esperándome en la mesa de al lado. Cipri me presentó a Sebas, un ingeniero canario pelirrojo que vestía desenfadado. Cuando le pregunté a qué se dedicaba me dijo que a energías renovables y que durante años ha resuelto los problemas técnicos de mayor complejidad por los cinco continentes. Me descolocó la respuesta y me dio muy buenas vibraciones.

Nos cambiamos los teléfonos y quedamos en hablar. Empezamos a mandarnos mensajes por Whatsapp y le hice preguntas con las dudas que tengo que nadie me sabía responder. Sebas me las fue resolviendo con gran conocimiento técnico pero, sobre todo, con mucho sentido común y visión estratégica, que es una característica no muy abundante.

La pasada semana me citó en Las Rozas, a 20 kilómetros de Madrid, en Chint, la empresa donde es director de la división de renovables, y me dio una clase maestra sobre autoconsumo y coche eléctrico. Las instalaciones de autoconsumo para un chalet adosado estándar se amortizan en aproximadamente un año y a partir de entonces tu coste de suministro eléctrico pasa a costar próximo a cero euros y reduces las emisiones contaminantes en el centro de tu ciudad.

Otra sorpresa aún mayor fue cuando me explicó el estado de la tecnología ya existente y la que está por venir en coche eléctrico. Sebas tiene un automóvil de 20 Kw y la recarga en su casa tarda una hora. El coste de la instalación es de unos 500 euros y el de recarga del Kw en hora valle por la noche es de unos 7 céntimos de euros. Por lo tanto, recargar la batería vale 1,5 euros y es mucho más barata de mantener que con los combustibles fósiles. Y si la recarga es en una casa con instalación fotovoltaica y autoconsumo, acabas con las emisiones contaminantes.

Voy a poner en contacto a Sebas con José Almansa, de Welever, una empresa española con una novedosa tecnología que certifica la aportación de cada unas de las acciones que he ido contando para cumplir cada uno de los ODS de Naciones Unidas (y revertir así el cambio climático).

Durante años los gobiernos y el movimiento ecologista han estado promocionando el uso de tecnologías renovables. Hoy esas tecnologías ya son competitivas por lo que basta con que los gobiernos hagan leyes que faciliten el proceso y la transición. Eso no significa, como se está diciendo, que el diésel tiene los días contados. Aún no hay camiones eléctricos y el comercio y nuestras exportaciones se distribuyen por camión. Por lo tanto, necesitamos todavía el diésel y la gasolina para mantener la actividad económica y no provocar una grave crisis.

Para España es una gran noticia ya que disponemos del doble de horas de sol que nuestros socios europeos y en pocos años seremos exportadores netos de energía, la materia prima energética del siglo XXI. Y paradojas de la vida, gracias a esta nueva tecnología la economía de mercado y el sistema de precios relativos conseguirá que no se acabe el petróleo ya que iremos reduciendo su consumo gradualmente y, con él, las emisiones contaminantes que están aumentando la temperatura del pequeño planeta Tierra.

Artículos anteriores
¿Quién es... José Carlos Díez?
José Carlos Díez

Se licenció en la Universidad de Alcalá de Henares, donde es profesor e investigador. Ha sido economista jefe de Intermoney y ha escrito los best sellers 'Hay vida después de la crisis' y 'La economía no da la felicidad, pero ayuda a conseguirla'. Su blog 'El economista observador' le ha hecho muy popular, una fama que ha amplificado con sus intervenciones televisivas.