Més que un club?

José Antonio Bueno
5 min

Desde hace un tiempo tenemos la manía de trasladar la división de nuestra sociedad a todos los campos. El objetivo de la ANC de copar las instituciones sociales es conocido y se ocupa con un afán digno de elogio porque hay que reconocer que su capacidad de movilización es muy superior no solo que la del otro 50% de nuestra sociedad, carente de referencia similar, sino de la de los propios partidos independentistas. El procés, entendido como un movimiento social y de propaganda, sería muy distinto sin esta entidad.

La campaña para controlar la Cámara de Comercio de Barcelona fue brillante, tanto porque consiguió sus objetivos como porque dejó patente la falta de movilización del sector no independentista de nuestra sociedad. Por eso el resultado de las elecciones a la patronal de las pequeñas y medianas empresas, Pimec, ha significado un respiro en la politización de todas las esferas. Es muy importante que una asociación empresarial sea exactamente eso, una asociación empresarial y nada más.

Todos tenemos nuestras ideas políticas, como todos tenemos ideas religiosas y en general opinión sobre cualquier esfera de la vida. Pero de igual modo que poco importa si el presidente de un colegio profesional o de una asociación empresarial es vegano, protestante o juega al ajedrez, deberíamos dejar de mezclar cosas porque cada elección tiene su finalidad. Cuando hemos de decidir en política vamos a las urnas, y cuando queremos elegir al presidente de un colectivo social no deberíamos fijarnos más que en su valía para desempeñas el papel para el que se le elige.

La Cámara de Comercio de Barcelona ha tomado una deriva muy peligrosa que le está llevando a su irrelevancia. No es casualidad que grandes empresas como Abertis, Naturgy y Catalonia Hoteles haya renunciado a sus “sillas de plata”, es decir, a tener una representación relevante gracias a una aportación económica significativa. La Cámara no solo pierde unos ingresos importantes sino que deja de contar con tres empresas muy importantes. A su vez, las estridentes intervenciones de su actual presidente en Cámara España están haciendo que la voz de las empresas representadas en nuestra cámara tenga cada vez menos influencia a nivel nacional.

En el otro extremo se encuentra Foment, presidida por un ex político es cierto, pero se trata de una persona extraordinariamente centrada en su función: representar los intereses de las empresas asociadas. La voz del presidente de Foment se escucha alto y claro pidiendo ayudas por el Covid, quejándose por las absurdas restricciones en la hostelería o clamando porque cese el vandalismo y la barbarie en esta decadente Barcelona. Sin duda ese es el camino y seguro que la nueva presidencia de Pimec hará lo mismo, ser “solo” un representante de una asociación empresarial, dejando la política para los políticos y para los ciudadanos cuando vamos a votar.

Dentro de unas semanas habrá otras elecciones en Cataluña, las del Barça. Ojalá allí se aplique lo mismo y se elija al mejor presidente, no al que sea más independentista. Por mera estadística el 50% de los socios catalanes del Barça no son independentistas y no podemos olvidar que casi el 10% de la masa social viven fuera de Cataluña, si bien el goteo de bajas de socios no catalanes es continuo, en gran medida por el creciente flirteo del club con la política. Si el Barça aspira a ser de nuevo un gran club bien gestionado y referente en el fútbol mundial debería dejar a un lado las veleidades políticas que separan más que unen, siguiendo el ejemplo de Pimec.

Artículos anteriores
¿Quién es... José Antonio Bueno?
José Antonio Bueno

José Antonio Bueno es ingeniero de formación y consultor de profesión, conocedor de la realidad empresarial catalana, española y europea. Ha realizado proyectos en dos sectores fundamentalmente, automoción y servicios financieros, si bien su especialidad en la gestión de procesos de adquisición y compra de empresas le ha hecho conocer otras realidades empresariales. En verano de 2017 inició un nuevo proyecto empresarial con varios socios nacionales e internacionales, tratando de aunar su bagaje como consultor con el análisis avanzado de datos, dándole un nuevo enfoque a sus servicios coherente con la realidad digital que nos rodea.