Menú Buscar

El perfume del referéndum

Eladio del Prado
5 min

Ya estamos otra vez con lo mismo. Referéndum sí o referéndum no. ¿Lo convocamos o no?, se preguntan Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, presidente y vicepresidente de la Generalitat de Cataluña. Otra vez dando la vara. ¿Ese artículo publicado en El País (se busca director) habrá sido a iniciativa de ellos o habrá sido sugerido por Artur Mas? Vamos, que no saben cómo salir del marrón en que se han metido. O eso insinúan. Ellos están metidos en el lodazal del referéndum y nosotros (la prensa) le damos vuelta tras vuelta al ponerlo de actualidad de nuevo. ¡Vaya! Ya no hay por dónde coger el tema. Seguro que desean que se olvidase, pero con Mas detrás...

El tema ya aburre ¿O no? Unos a pedir y otros a negar. Dialoguen, coman, frían huevos si les parece bien, pero consigan un acuerdo y dejen en paz a los ciudadanos normales. Todas las semanas con el mismo tema. Ya cansa. Cataluña no es Escocia. Soraya S.S., vicepresidenta, ya les ha contestado: "Ni se pide ni se ofrece diálogo, se exige un referéndum contrario a la Constitución". Ya está claro. No den más la lata. Porque de lo contrario, si se hiciera un referéndum para que opinaran todos los españoles, como sí recoge la Constitución, ¡cuidado!, a lo peor salía que sí, que sí quieren los españoles que ustedes se independicen, para que no den más la vara, y entonces, ¡ay, entonces! Se iban a encontrar con lo que no buscaban. Se les caería el mundo encima. Porque dan la vara, pero no se quieren ir. ¡Ya está bien, señores independentistas!

El tema ya aburre ¿O no? Unos a pedir y otros a negar. Dialoguen, coman, frían huevos si les parece bien, pero consigan un acuerdo y dejen en paz a los ciudadanos normales. Todas las semanas con el mismo tema. Ya cansa

Dejen ya de exigencias. Gobiernen, señores del Govern, que Cataluña lo necesita. Y gobiernen bien o en las próximas elecciones autonómicas los ciudadanos los mandarán al infierno y elegirán a otros que no los castiguen con referéndum sí, referéndum no. Mientras, no hacen nada por mejorar la vida de los catalanes. ¡Ya está bien! Sólo gobiernan para quienes piensan como ustedes. Y hay que gobernar para todos. Para todos, sin exclusión. Hasta Rubalcaba, desaparecido hace tiempo, ha criticado a los dirigentes catalanes que pidan diálogo incumpliendo la ley. "Vamos a dialogar porque quiero que me des lo que yo quiero y, si no me lo das ya sabes, lo voy a hacer... te pongas como te pongas. Esto es peculiar", manifestó don Alfredo a la SER. Y tan peculiar.

Como que Junts pel Sí, el partido de coalición de dos partidos, no tiene mayoría absoluta. Sí con CUP, pero ese es otro partido, y juega sus bazas según intereses. Tanto Puigdemont como Junqueras falsean algunas tesis en el artículo mencionado y publicado días pasados en El País (se busca director). Como que la fundación Konrad Adenauer apoye sus tesis. Ya quisieran. A buen sitio han ido a apoyarse. Ninguna Constitución europea, y menos la alemana, reconoce el derecho de autodeterminación. Sencillamente se han columpiado señores Junqueras y Puigdemont. Un poco de seriedad. Y si Mas quiere figurar, que lo firme él. Menos propaganda. Diálogo, diálogo y todo el diálogo necesario. Pero sin chantajes. No empecemos por violar la Constitución. Pueden darle palos al inmovilismo del gobierno de Mariano Rajoy. Su pasividad. Su dejar pasar el tiempo para que todo lo arregle. Ya saben. Lo hace con todo. Lo hizo para formar gobierno y esperó a que sus adversarios se quemaran. Con Cataluña hace igual. Pero no equivoquemos la diana. Una cosa es el Gobierno y otra la Constitución. Juntos pero no revueltos.

Y un poco de autocrítica. Y de responsabilidad, que ustedes tienen la suya. Y bastante. Y sus antepasados en el Govern. Dejen ya de tapar a Andorra, los porcentajes y demás chanchullos con el referéndum. Hagan lo contrario. Destapen. Abran las alcantarillas. Seguro que nos gusta el perfume. Y más la brisa que se lo lleva.

Artículos anteriores
¿Quién es... Eladio Del Prado?
Eladio del Prado

Pasó por TVE y fue colaborador de El País en los tiempos juveniles para recalar en Tiempo y Cinco Días. Fue uno de los fundadores del periódico de economía Negocio, donde fue el jefe de opinión hasta su cierre.