Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Perdonen las molestias

Todo igual pero distinto

Manuel Trallero
4 min

En una crónica de urgencia de la noche de aquel día puede considerarse que nada ha cambiado, pero nada será ya lo mismo a partir de mañana. Uno puede ver el vaso medio lleno, el independentismo revalida la mayoría de escaños; o el vaso medio vacío, el independentismo no crece. Si uno ve la cara de Toni Soler y los denodados esfuerzos por hacer creer a los televidentes de TV3 que han ganado por goleada al llamado "bloque del 155", entenderán que los independentistas continúan instalados en la realidad virtual. Ni casquivana idea de hacer acto de penitencia, sino triunfalismo de vía estrecha. Más de lo mismo.

La victoria de la chica de Cádiz es un fenómeno electoral sin precedentes, menos mal que era tan sólo un "producto de laboratorio" porque, si llega a ser de verdad, no sé lo que pasa. Ha dejado en prácticamente residuales a las otras fuerzas llamadas constitucionalistas. Ha hecho trizas al Iceta de los indultos y al PP de Mariano Rajoy. Si Rajoy ha hecho muchos independentistas, Junqueras y Puigdemont han convertido a Ciudadanos en el partido más votado en Cataluña. Poca broma. Eso no es ganar el pichichi y perder la liga, como dice el cómico de Polònia, eso es tener detrás un millón de votos, algo que solo consiguió Maragall, uno de cada cuatro catalanes la ha votado. A partir de hoy ya no se podrá hablar de un solo pueblo catalán. Esa pantalla ya la hemos pasado. A partir de mañana los bloques ya no serán tan pétreos, la realidad será más fluida y falta por ver cómo se ponen de acuerdo los independentistas entre ellos después de los sucesivos navajazos que se han ido propinando durante toda la campaña para formar gobierno.

La victoria de la chica de Cádiz es un fenómeno electoral sin precedentes, menos mal que era tan sólo un "producto de laboratorio" porque, si llega a ser de verdad, no sé lo que pasa

El gran perdedor, el gran derrotado ha sido Mariano Rajoy. No ha conseguido con la aplicación del 155 y la convocatoria de elecciones acabar con su bestia negra y ahora se encuentra con la patata caliente de Puigdemont en Bruselas y Junqueras en Estremera. Además, el PP en Cataluña prácticamente ha dejado de existir. Ciudadanos se ha comido todo el pastel y lo que ahora puede suceder es que se le haya abierto el apetito y vayan a por él.

Quizás sí, quizás todo parezca igual. Pero ahora, por fin, los contrarios a la independencia tienen un solo líder y uno solo partido. Lo demás se ha demostrado que es perder el tiempo y tirar el voto.

Artículos anteriores
¿Quién es... Manuel Trallero?
Manuel Trallero

​Ex periodista y ex casi todo lo demás. Tengo una edad ímproba, ¡incluso me acuerdo de que Franco murió en la cama! Eché artículos en 'La Vanguardia' hasta que me cansé. Hice un libro junto con Josep Guixá sobre Carmen Broto y otro solito sobre el (mal) llamado 'caso Palau'. Ambos tuvieron un éxito descriptible. Preparo una biografía de Jordi Pujol. Me he dado de baja del fútbol y del gintonic. Me gusta Schubert, aunque empiezo el día con Bach, mi ídolo fue Cassius Clay. Leo libros de historia en la cama. No soporto los restaurantes, las novelas ni el cava. Jamás veo la televisión ni oigo a Jordi Basté en RAC1. Practico la siesta del carnero y el boxeo.