Perdonen las molestias

El extraño caso del columnista Gregorio Morán y el director de ‘La Vanguardia’, Màrius Carol

Manuel Trallero
5 min

Hace hoy una semana tenía que haberse publicado en La Vanguardia el habitual artículo de Gregorio Morán, a quien antes que nada le deseo una pronta recuperación de su dolencia. La pieza, que llevaba por título Los medios del Movimiento Nacional, no apareció, fue “levantada” tal como se dice en el argot profesional, es decir, censurada. En el periódico del Conde de Godó no ha sido ni es ninguna novedad. Al propio Morán ya le pasó en tiempos de Joan Tapia de director con un artículo nada menos que sobre los hijos de Pujol. Nada nuevo. Tampoco es que Morán descubra el huevo de Colón a pesar de querer darnos capones morales con el sobaco a los que llevamos picando piedra sin tanto lustre.

La noticia, sin embargo, radicaba en que un columnista del periódico de referencia —ya le va por delante La Voz de Galicia en el ranking español— y el más subvencionado de Cataluña acusaba al director de La Vanguardia de ser cómplice del procés: “Tiene muchas razones para conocer la situación mejor que yo, no deja de inquietar (...) Cuando el tiempo pase, nadie querrá asumir nada, y repetirán, como en antiguas épocas, ‘yo era un disidente al que nadie quería hacer caso. Los nadies en Cataluña se cuentan por miles y kilos de desvergüenza”.

El linchamiento, para regocijo de la camada 'indepe' (debió alcanzar el orgasmo), fue efectuado por el autor de unas novelas infumables y de unos premios literarios que siempre recaen en autores de 'La Vanguardia' aunque sean en un catalán inventado como el de Víctor Amela

Morán sabe, como lo sabemos todos, que el principal “fondo de comercio” de los directores habidos en La Vanguardia es precisamente el silencio. Véase si no el libro de memorias de Lluís Foix Aquella porta giratoria, en que a lo largo de 300 páginas —ojo, son muchas páginas— no hay ni una sola novedad, ni se encuentra una sola idea. No ha sido posible que La Vanguardia publique su propia historia; el último intento fue el encargo que recibió Casasús, y que fue desestimado por “el editor”, como el anterior, y el anterior...

La prohibición consiguió que el artículo fuese probablemente uno de los más leídos de Morán porque a primeras horas del sábado ya circulaba por las llamadas redes sociales. El día siguiente fue el día de la desvergüenza. Carol publicó, sin citar a Morán —el corte tiene que ser limpio—, que “incluso algunos columnistas del papel, buscando la gloria digital, intentan manejarse con algo que califican como el insulto inteligente, estúpido oxímoron que usan como escudo algunos navajeros de la pluma, sobrados de bilis y faltos de cariño”. Es decir, que el director de La Vanguardia se ciscaba en Morán gracias a que en los taimados “medios digitales” se había conocido el artículo de marras, que él había prohibido, en busca de la “gloria digital” [sic] y le incluía “entre los navajeros de la pluma, sobrados de bilis y faltos de cariño”. Pas mal!

El linchamiento, para regocijo de la camada indepe (debió alcanzar el orgasmo), fue efectuado por el autor de unas novelas infumables y de unos premios literarios que siempre recaen en autores de La Vanguardia aunque sean en un catalán inventado como el de Víctor Amela. Las sábanas negras de satén y las agencias de comunicación ad hoc también dan su juego. Siempre creí que antes cerraría el Times de Londres que La Vanguardia. No contaba con Màrius Carol. Puede ser el último que apague la luz. Se lo merece.

Artículos anteriores
¿Quién es... Manuel Trallero?
Manuel Trallero

​Ex periodista y ex casi todo lo demás. Tengo una edad ímproba, ¡incluso me acuerdo de que Franco murió en la cama! Eché artículos en 'La Vanguardia' hasta que me cansé. Hice un libro junto con Josep Guixá sobre Carmen Broto y otro solito sobre el (mal) llamado 'caso Palau'. Ambos tuvieron un éxito descriptible. Preparo una biografía de Jordi Pujol. Me he dado de baja del fútbol y del gintonic. Me gusta Schubert, aunque empiezo el día con Bach, mi ídolo fue Cassius Clay. Leo libros de historia en la cama. No soporto los restaurantes, las novelas ni el cava. Jamás veo la televisión ni oigo a Jordi Basté en RAC1. Practico la siesta del carnero y el boxeo.