Menú Buscar
Perdonen las molestias

Cataluña ya tiene a su nuevo Capitán Cojones

Manuel Trallero
5 min

El nuevo director de la policía catalana, el señor Pere Soler, tendrá muchos defectos, pero lo que nadie le podrá negar es su grandeza de corazón. Siente una gran pena por cualquier nimiedad, por ejemplo hacia aquellos que tienen la desgracia de ser españoles y así depuso en Twitter que: “Espero que nos vayamos ya, porque me dais pena todos los españoles”.

Una vez conocí a una señora que proclamaba que ella no era racista porque le daban mucha pena “los negros que ya tenían bastante desgracia con ser negros”. Atención a la jugada porque Soler no se refiere ni al Estado español, ni al Reino de España, ni al Gobierno de España, ni siquiera a España. No señor, se refiere a todos los españoles tal como los serbios podían referirse a los bosnios. Gracias que ya ha salido al quite el señor Turull, nuevo portavoz del Gobierno catalán, para decir: “Los ciudadanos españoles tienen toda nuestra estima”. Tal que si fuéramos una nueva cría de oso panda nacida en el zoológico.

Al nuevo director de los Mossos d'Esquadra —17.000 miembros armados a sus órdenes— la legalidad le importa lo mismo que aquello de lo de la “minga Dominga”. Su última fotografía compartida la realizó desde el Teatre Nacional de Catalunya, en el acto de Junts pel Sí de “Garanties per la Democràcia”. El mensaje acaba con un rotundo “1-O. ¡No lo podrán evitar!”. Pero si hubiera alguna duda al respecto se la pasa por el arco del triunfo. Porque “si queremos nos iremos con o sin referéndum, ¿queda claro?”.

Pere Soler tendrá muchos defectos, pero lo que nadie le podrá negar es su grandeza de corazón. Siente una gran pena por cualquier nimiedad, por ejemplo hacia aquellos que tienen la desgracia de ser españoles

España es para el nuevo director de los Mossos “un país de pandereta” y el caballero no habla con “zombis, y menos con zombis españoles”. Y para rematar: “Dais pena, el único argumento contra la independencia de Cataluña es la presunta corrupción de CDC”.

Karl Marx decía que la historia no se repetía, pero si lo hacía la primera vez era en forma de tragedia y la segunda, en forma cómica. De la misma forma que todos los hogares catalanes que se precien deben colocar la figura del caganer —un pastorcillo defecando— en el consabido pesebre navideño, no hay enfrentamiento con España que no tenga a su capitán cojones.

Miquel Badia fue el jefe superior de la policía catalana en tiempos de la Generalitat republicana. Sus métodos, llamémosles “poco ortodoxos” en la lucha contra el anarquismo, le valieron el calificativo de Capitán Cojones por su supuesto valor. Entre sus brillantes actuaciones consta la detención de un fiscal por policías a sus órdenes en plena celebración de un juicio contra un amigo suyo. Durante la sublevación de la Generalitat en 1934, Badia jugó un papel decisivo junto al consejero Dencàs. Tras la honrosa rendición de la Generalitat huyeron por las cloacas en un gesto de gallardía. La FAI asesinó a él y a su hermano en 1936.

Ahora estamos en manos de lo que mi idolatrado Francesc-Marc Álvaro califica como la facción del independentismo pit i collons, pecho y cojones. Un poeta norirlandés, en pleno conflicto bélico, clamaba: “Sobran héroes, faltan hombres”.

Artículos anteriores
¿Quién es... Manuel Trallero?
Manuel Trallero

​Ex periodista y ex casi todo lo demás. Tengo una edad ímproba, ¡incluso me acuerdo de que Franco murió en la cama! Eché artículos en 'La Vanguardia' hasta que me cansé. Hice un libro junto con Josep Guixá sobre Carmen Broto y otro solito sobre el (mal) llamado 'caso Palau'. Ambos tuvieron un éxito descriptible. Preparo una biografía de Jordi Pujol. Me he dado de baja del fútbol y del gintonic. Me gusta Schubert, aunque empiezo el día con Bach, mi ídolo fue Cassius Clay. Leo libros de historia en la cama. No soporto los restaurantes, las novelas ni el cava. Jamás veo la televisión ni oigo a Jordi Basté en RAC1. Practico la siesta del carnero y el boxeo.