Menú Buscar

La pandemia según TV3

Beatriz Silva
6 min

El coronavirus se ha cebado con los barrios más pobres de Barcelona. Nou Barris es el que registra más positivos frente a Sant Gervasi que es el que tiene menos: 533 frente a 77 por cada 100.000 habitantes. Cifras que se explican por las malas condiciones de vida y el tipo de vivienda. Pero también porque en estos barrios viven las y los trabajadores más precarios que son los que siguen al frente de esta crisis: en supermercados, haciendo labores de limpieza o repartiendo comida a domicilio. Expuestos cada día al virus.

¿Cómo viven estos días las familias de estos barrios?¿Las que están confinadas en espacios diminutos o en infraviviendas?¿Qué dificultades tienen las personas que ejercen los trabajos más precarios o han perdido su empleo?¿Cómo se las arreglan los niños y niñas que están encerrados en pisos donde no hay casi espacio para moverse?

Si nos informamos por TV3 y Catalunya Ràdio, no lo sabemos. Tampoco sabemos las dimensiones del drama que se está viviendo en hospitales y residencias sobre el que se habla siempre de una manera aséptica, con gráficos y cifras que no dan cuenta de lo que realmente está sucediendo.

Desde que se declaró el estado de alarma, nuestros medios públicos de comunicación se han esforzado en ofrecer su particular punto de vista de la situación. Uno que hace de altavoz del relato del gobierno catalán, que insiste en culpabilizar al gobierno español de una crisis sanitaria de dimensiones planetarias esquivando cualquier tipo de responsabilidad. Un relato en el que no se mencionan nunca los recortes sanitarios de la última década en Cataluña. Pero que también esconde la cara más cruda de la realidad, aquella que sufre la parte de la ciudadanía más vulnerable y que desmonta la imagen que se esfuerzan en vendernos: la de una Cataluña donde las cosas siempre se hacen mejor. Donde no existe un 21,3% de personas viviendo bajo el nivel de la pobreza. En la que no se habla de las Kellys ni de las cuidadoras que trabajan por salarios de 343 euros. Tampoco de los niños y niñas que viven con toda su familia en una sola habitación y que ahora tienen muy pocas opciones para continuar con su actividad escolar. En esta situación de crisis, se muestran entrevistados relajados, que nos hablan desde casas cómodas, con mucho espacio y amplias estanterías a sus espaldas, aconsejándonos lecturas interesantes para reflexionar acerca del futuro de la humanidad.

En vez de cumplir su labor de servicio público y dar cuenta sobre los graves problemas sociales que tenemos que resolver, sobre los mecanismos para denunciar casos de violencia machista o de maltrato infantil que se han disparado con los confinamientos, se opta por repetir una y otra vez informaciones que no sólo refuerzan la idea que todo lo que hace el gobierno español está equivocado sino que además está planificado para perjudicar a los y las catalanas.

Las normas del Libro de Estilo de la CCMA sobre las manifestaciones públicas de las y los profesionales de TV3 y Catalunya Ràdio son muy estrictas pero vemos como algunos de sus principales rostros insultan y amenazan sin cortarse en redes sociales. Toni Albà ha acusado a los socialistas de tener muertos a sus espaldas y les ha comunicado que tendrán que vivir confinados el resto de sus vidas. Algo parecido ha hecho Jair Domínguez del programa ‘Està passant’ mientras Bru Esteve, de Adolescents iCat, se ha permitido hacer bromas macabras sobre el alto número de muertos en Madrid.

Pilar Rahola, que a pesar de las restricciones en la programación sigue contando con sus espacios fijos para despotricar mientras la presentadora de turno asiente sonriendo, le ha dicho literalmente al presidente del gobierno, Pedro Sánchez que se vaya a la mierda. ¿Qué ha hecho la CCMA o los trabajadores de los medios públicos al respecto?¿Hemos visto alguna nota de prensa desmarcándose de estas manifestaciones?  

Ni siquiera en un momento en que enfrentamos una crisis de consecuencias difíciles de prever, TV3 y Catalunya Ràdio han sido capaces de ponerse a la altura de las circunstancias y dejar de hacer de altavoces de aquella parte del independentismo que ha pasado de la proclama de ‘España nos roba’ a la de ‘España nos mata’. Olvidando que su misión es promover la convivencia, reflejar la pluralidad de toda la sociedad catalana, sin adoptar posicionamientos, informando de manera veraz y rigurosa aunque la imagen que devuelva el espejo no se ajuste al relato que llevan años intentándonos vender.

Artículos anteriores
¿Quién es... Beatriz Silva?
Beatriz Silva

Beatriz Silva (Chile, 1969) es periodista, comunista y feminista. Pero, sobre todo, activista social. Fundó Federalistes d'Esquerres tras su militancia en el PSUC Viu y es diputada independiente del Grupo Socialista en el Parlament.