Noche de Reyes

Roberto Giménez
2 min

Hoy es la gran noche de Reyes que todos los que hemos sido niños y niñas hemos pasado en semivela esperando oír a los Reyes Magos y sus camellos poniendo un vaso de agua a sus animales. Todo el año esperando esa noche interminable con miedo a que los Reyes nos traigan carbón.

Ahora, con la misma ilusión, esperamos esta noche la cabalgata y a la mañana el desenlace de una cita anual de ilusión. Este año de pandemia, como el pasado, es diferente. Los niños y niñas no lo saben. Son igual de felices que lo éramos nosotros, pero todo ha cambiado para mal.

En el mundo, todo ha cambiado desde hace casi dos años. Y en España desde hace casi diez, cuando Artur Mas cambió a Convergència y la convirtió en una cosa distinta.

La pesadilla que hoy estamos viviendo tiene una tripe naturaleza: la epidemia mundial, la carestía de la vida y el desempleo nacional, que es una tormenta perfecta.

Lo mejor es enemigo de lo bueno, dice un conocido y viejo refrán. En esta tesitura estamos.

Todos esperamos que el nuevo año sea mejor. Eso espero de la noche de Reyes, llena de ilusión.

Artículos anteriores
¿Quién es... Roberto Giménez Gracia?
Roberto Giménez

Durante treinta años ha sido director del Vallés, era el segundo semanario más antiguo de Cataluña, y fue director de Honor de El Vallès del siglo XXI. Ha escrito diez volúmenes de la serie 'Casi treinta años y un día' -en Sant Jordi de 2017 se publicó el último: 'Mis Enemigos Íntimos'-. Son las memorias del director del semanario comarcal más leído en Cataluña, que desapareció seis meses después de que lo dejara. Cada Sant Jordi publica una edición de 100 ejemplares que se agotan el mismo día. ¿Por qué no hace más? "Son para mis amigos", responde. Retirado antes de tiempo, con 55 años, por culpa de una bala traidora en la médula... También se le puede seguir en Facebook -cada día laborable publica 'La libreta azul'- y en Twitter. No es el capitán Araña. Sus amigos dicen que es honesto y leal, pero eso se lo dicen porque son sus amigos. Para entrar en su cofradía exige Derecho de Admisión. Vale quien sirve, pero no sirve cualquiera.