No pienso votar en 2023

Roberto Giménez
2 min

Los ‘indepes’ son unos negados. El Gobierno socialista de Pedro Sánchez da todo lo que quieren los independentistas, salvo la autodeterminación y la amnistía. Sánchez es atrevido, pero no quiere ir a la cárcel y los separatistas lo saben. Las dos partes, sin embargo, hacen el paripé. Se odian, pero se soportan porque están en el poder.

En agosto, el Gobierno dejó libres seiscientos kilómetros de peajes en la AP7. El origen del problema se estableció con la administración de José María Aznar, que era consciente de ello y quería que todas las autopistas fueran de pago. Pero rectificó y dio marcha atrás, porque no quería perder el poder en la Moncloa. Lo perdió por los atentados del 11M, que fue nuestro 11S, y que hemos recordado la pasada semana. Aquello provocó el triunfo de Zapatero, origen de la actual crisis territorial.

La semana pasada el Govern rechazó la inversión del Estado de 1.700 millones de euros para la ampliación del aeropuerto de El Prat. El Ejecutivo catalán defiende el área protegida de La Ricarda.

Esta semana un rector de universidad ha cesado a su vicepresidenta por alentar la violencia y el Govern ha pasado de puntillas. Y se ha producido un cisma en el Ejecutivo, tras la decisión del presidente Pere Aragonès de rechazar a los miembros de Junts per Catalunya que esta formación había elegido para formar parte de la Mesa de Diálogo. La Generalitat es una olla de grillos. Cada día un poco más.

Faltan dos años para que se celebren las elecciones generales. Yo no votaré a nadie. Sólo lo haré en las elecciones catalanas, pero no sé a quién. Dos años son mucho tiempo.

Artículos anteriores
¿Quién es... Roberto Giménez Gracia?
Roberto Giménez

Durante treinta años ha sido director del Vallés, era el segundo semanario más antiguo de Cataluña, y fue director de Honor de El Vallès del siglo XXI. Ha escrito diez volúmenes de la serie 'Casi treinta años y un día' -en Sant Jordi de 2017 se publicó el último: 'Mis Enemigos Íntimos'-. Son las memorias del director del semanario comarcal más leído en Cataluña, que desapareció seis meses después de que lo dejara. Cada Sant Jordi publica una edición de 100 ejemplares que se agotan el mismo día. ¿Por qué no hace más? "Son para mis amigos", responde. Retirado antes de tiempo, con 55 años, por culpa de una bala traidora en la médula... También se le puede seguir en Facebook -cada día laborable publica 'La libreta azul'- y en Twitter. No es el capitán Araña. Sus amigos dicen que es honesto y leal, pero eso se lo dicen porque son sus amigos. Para entrar en su cofradía exige Derecho de Admisión. Vale quien sirve, pero no sirve cualquiera.