La vuelta de Puigdemont

Carles Enric
4 min

A pocos días del comienzo de la campaña electoral en Cataluña hay dos cosas muy claras. Por un lado hay dos grandes bloques de partidos: los independentistas y los constitucionalistas. Los ambiguos, como Catalunya en Comú, aún pudiendo tener la llave de la gobernabilidad, detalle importante, van a sufrir en las urnas su clara indefinición.

Además, dentro de cada bloque hay diversas miradas. Nada que ver ERC con la lista de Puigdemont, y nada que ver Ciudadanos, el PSC y el PP. Pero ese alejamiento interno no impide que la mayoría de la población sí tenga decidido a qué bloque votar, aunque aún no sepa a qué partido. En esa línea, el histórico de elecciones en Cataluña ha tendido a mantener unos porcentajes parecidos de votos, entre el 40% y el 50% para cada bloque --considerando a los independentistas de hoy como los nacionalistas de antes--, en los últimos 30 años.

El independentismo tiene diversos escenarios pero el más claro sería aprovechar alguno de los actos de los últimos días de campaña y conseguir un golpe de efecto con la detención de Puigdemont pocas horas antes de las urnas

El baile independentista ahora es crucial. El hundimiento de la lista de Puigdemont --arrancó con una fuerza que parece que pierde día día-- llevará a sus votantes a dos caminos: bien a ERC --el que muchos creen-- o bien a la abstención. Desde el equipo de Puigdemont son conscientes de esa dicotomía. La campaña previa desde Bruselas no sólo ha empezado mal, con declaraciones fuera de lugar de Puigdemont, sino que tiene un horizonte peor.

Así, la apuesta firme es la vuelta de Puigdemont a Cataluña. No para dar un mitin sino para ser detenido​. Es la única línea actualmente que consideran que puede dar crédito al expresident. Hay diversos escenarios pero el más claro sería aprovechar alguno de los actos de los últimos días de campaña, si no es extraditado antes --cosa improbable--, y conseguir un golpe de efecto pocas horas antes de las urnas.

¿Cómo luchar contra esa vuelta? La opción de no detenerlo antes de las elecciones implicaría debilidad. Por eso se perfila que la vuelta de Puigdemont no sea posible, ni por tierra ni por aire. En el segundo caso no podría volar desde Bruselas, y en el primero, sería interceptado al pasar la frontera o en Francia. El objetivo final es que el expresidente no consiga dar un golpe de efecto antes de las elecciones y que su detención no sea realizada por la policía española, la foto que desea, sino por agentes belgas o franceses.

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric

Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.

¿Quiere hacer un comentario?
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Más información