Menú Buscar

Sexo, putas y mentiras del Mobile World Congress

Carles Enric
5 min

La mentira se ha adueñado lentamente de la realidad en la sociedad catalana. Unos explican historias, otros las creen sin dudar. Estos días con el Mobile World Congress (MWC) de Barcelona hemos desayunado con grandes titulares en prensa y televisión. Todos coronados por una única palabra majestuosa: "Éxito". Tan bien han ido las cosas que, a pesar del supuesto fracaso del transporte público, los organizadores han decidido seguir apostando por Barcelona en el futuro. ¿Un éxito de nuestros políticos?

La mentira se ha adueñado lentamente de la realidad en la sociedad catalana. Unos explican historias, otros las creen sin dudar

Según diversos medios, el MWC genera entre un 10% y un 16% de la facturación anual de algunos hoteles. Imaginemos un hotel de 100 habitaciones con un precio medio de 100 euros. Un año tiene un máximo de ingresos --consideramos sólo el alojamiento-- de 10.000 euros por 365 días, lo que supondrían 3.650.000 euros. Según el Gremio de Hoteles, la ocupación media anual en Barcelona es del 75%. Así, nuestro hotel ficticio debería ingresar en base a esa ocupación sobre 2.737.000 euros anuales. Si durante los cuatro días del MWC facturamos entre el 10% y el 16%, significaría entre 273.000 y 438.000 euros. Es decir, las habitaciones pasarían de 100 euros a un baremo de entre 273 y 438 euros. Teniendo en cuenta que la media de nuestro hotel es 100 euros y que esa media incluye temporada alta como verano, se hace complicado ese brutal incremento. Perdón, o bien esos hoteles sí hacen un claro negocio.

Pero los hoteles mueven Barcelona. Gracias a este congreso dicen que se generan 13.000 empleos temporales y una contratación directa de 100.000 personas, vamos, casi una por visitante. Suponemos que buena parte en los hoteles, ¿o no? Repasamos las encuestas mensuales sobre hoteles en Barcelona. En febrero, no solo no suben los trabajadores en hoteles, sino que bajan. De los 100.000 directos, es obvio que no serán parados. Con una tasa de desempleo cercana al 18% y cerca de 700.000 parados, ese dato implicaría de por sí una bajada de casi tres puntos. Dato obviamente no reflejado en ninguna encuesta de población activa.

Pero podemos tranquilizarnos con que eso es una casualidad. Las estadísticas mienten. Como han repetido hasta la saciedad, la mayoría de los congresistas han venido por aire. Es cierto, en esos días hay un incremento sustancial de vuelos privados, más de 200. Aunque, si uno mira las estadísticas --¿vuelven a mentir?-- de afluencia de pasajeros, algo no cuadra. Observamos que el porcentaje de incremento o decrecimiento de febrero respecto al resto de meses es idéntico desde 1999. Febrero es realmente el peor mes turístico de Barcelona, y en general de cualquier ciudad europea. Y la influencia del MWC ha sido inapreciable. ¿Quizás los turistas que venían ese mes, espantados por los incrementos de precios hoteleros, han sido sustituidos por los congresistas?

Las ferias ya no son lo que eran. Ahora prima el sexo, la fiesta, las juergas y poner unas cifras bonitas para que cualquier organizador incauto pueda vender lo buen gestor que es

Eliminado el factor hotel y el aéreo, quedan aún otras cifras. Sin apenas estadísticas, se confirma que el congreso sí ha generado un importante aumento del negocio en los prostíbulos. Es obvio que el sexo vende en cualquier país. Barcelona no es una excepción. En todo caso, nada nuevo. Lo mismo ocurre con cualquier feria con más presencia, como Alimentaria, con el doble de visitantes. Sumen pues putas, subvenciones millonarias públicas varias, exenciones fiscales para las empresas participantes (hasta del 35%) y, como recordaba The Telegraph oportunamente, playa ("Until 2006 it took place in Cannes, near the beach, but now it is held in the Fira Gran Via in Barcelona. Near the beach"). Una combinación ganadora.

Barcelona tendrá años el congreso. Madrid no tiene playa. Como recordó además el ínclito director de la fiesta, John Hoffman, aunque no funcione el metro, "estará lleno de gente que no puede llegar a Barcelona y vendrá a disfrutar de la comida y el baile". Porque, al final, los móviles es lo de menos. Las ferias ya no son lo que eran. Ahora prima el sexo, la fiesta, las juergas y poner unas cifras bonitas para que cualquier organizador incauto pueda vender lo buen gestor que es. ¿El Mobile mueve dinero? Obviamente, pero mucho menos que Alimentaria, Fitur o cualquier otra feria importante. Aunque, claro, esta sí se sabe vender, pese a que al final vaya de lo mismo: recoger dinero público, irse a follar unas putas, y salir en la televisión.

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric

Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.