Las risas de los independentistas con el ministro Montoro

Carles Enric
5 min

A veces uno piensa que algunos políticos no viven en este mundo. Al mismo tiempo que el ministro Montoro se dedica a sangrar a todos los españoles, a destruir la clase media con unas políticas cuanto menos obsesivas, parece no ver malversación en los hechos del procés. Unas declaraciones sorprendentes tanto por el hecho de hablar de un tema "judicializado", como por hacerlo con una carencia de lógica tremenda.

La política, y los políticos, siempre deben hablar de cualquier tema. Pero es equívoco cuando con sus opiniones pretenden hacer mover fichas o presionar a organismos como los jueces. No sólo Montoro ha sido inoportuno, improcedente, sino sobre todo imprudente. Sus palabras han dado alas a un independentismo que utiliza cualquier guiño para activar su maquinaria.

Pero no sólo eso. El ministro Montoro ha demostrado que desconoce qué es la malversación en el Código Penal español. Vamos a explicárselo al catedrático de la Universidad de Cantabria con un par de pinceladas. La malversación en España está encuadrada, a diferencia de otras legislaciones europeas, en el título XIX del Código Penal en el marco de los "delitos contra la administración pública" y no en el título XIII de los "delitos contra el patrimonio y contra el orden socioeconómico". Es decir, no es tanto robar dinero, que también lo es, sino usar mal el dinero en la administración publica. Quizás algún asesor jurista deba explicarle eso al ministro... porque este parece asociar todo delito a un patrimonio e ignora el daño a la administración pública.

Montoro no solo ha sido inoportuno e improcedente, sino sobre todo imprudente. Sus palabras han dado alas a un independentismo que utiliza cualquier guiño para activar su maquinaria

Todo ello en un personaje que ha convertido Hacienda en un arma arrojadiza. Principalmente contra los que han emprendido arriesgando sus ideas y sus recursos en este país. Es curioso porque uno sólo puede desgravarse doce euros en una comida, pero libremente, según el ministro, otros pueden pagar billetes de primera clase, miles de euros, a unos observadores internacionales para supuestamente visar un referéndum ilegal. Y ese es un simple ejemplo.

Algunos siempre hemos dicho que Hacienda debe ser el primer aliado de los emprendedores de un país moderno, y a su vez, el primer enemigo de los que mal usen el dinero público. Montoro, ya no con sus declaraciones, sino con sus hechos, parece entender esa función pública como el lugar donde machacar a quien arriesga y donde dejar impune a quien gasta dinero público. Porque el dinero público, aunque Montoro no lo entienda, es sagrado. Y eso debería llevar hasta a pensar que una conversación de Puigdemont con cualquiera sobre el referéndum ilegal, por citar un ejemplo, dentro del horario en el que cobra como presidente es malversar. Porque un presidente no cobra por hacer cosas ilegales, Y un Gobierno serio no puede permitir eso.

Luego Montoro montará el pollo con Messi, Ronaldo y cuatro famosos más, con el único afán de amedrentar a los ciudadanos. Y en eso vuelve a equivocarse. Insistimos, una Hacienda moderna debe ser el aliado de los emprendedores y, cómo no, de la clase media, no una institución a la que los ciudadanos tengan miedo. Tristemente para el sainete del ministro, con sus declaraciones en el independentismo ya no sólo no le tienen miedo sino que se ríen en su cara. Mal negocio de Montoro, que demuestra que en la vida no sólo hay que hablar sino que, ante todo, hay que escuchar antes de hablar.

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric

Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.

¿Quiere hacer un comentario?