Menú Buscar

¿Qué coño es Letonia?

Carles Enric
4 min

Hace tiempo que no escribía en un aeropuerto. Ahora, al fondo, una gran pantalla mostrando ruedas de prensa de Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera. La verdad es que algunos comentamos el primer día que los resultados del 20D serían la tumba de Rajoy --por insuficientes-- y Sánchez --los peores de la historia del PSOE--. De momento, lentamente, pero se van cumpliendo aquellas reflexiones. El primero ya es un cadáver; el segundo tiene unas semanas para cavar su tumba.

Cuando en un país los cuatro principales líderes políticos han fracasado, poco podemos decir

Cuando en un país los cuatro principales líderes políticos han fracasado, poco podemos decir. Los dos más votados ya han sido señalados. Los dos siguientes tampoco pueden estar muy orgullosos. Recordemos que Iglesias no pudo --su objetivo-- con el PSOE, y Rivera no pudo, peor aún, con su sombra. Sus resultados pobres quedaron a años luz de sus expectativas.

La política real hace años que no existe en España. Aunque ciertamente en Cataluña quizás nunca ha existido. Les confieso que aún estoy aturdido por la revelación de Interviú de estos días. Según la revista, citando fuentes policiales --deberían especificar fuentes de los servicios secretos--, el clan de los Pujol habría pagado al primer ministro de Letonia --actual vicepresidente de la Comisión Europea-- seis millones de euros para manifestarse a favor de la independencia de Cataluña.

De toda esa historia me parece tan complicado acceder a un primer ministro, aunque sea de Letonia, como organizar tal historia sin conocimiento de la máxima autoridad de Cataluña. En aquel momento, Artur Mas. Las historias de Hollywood empequeñecen al lado de las de los Pujol. Porque, ¿alguien puede imaginar a un presidente de una Cataluña independiente siendo llamado por el hijo de un político de una región de Asia --por citar algo tan lejano como Cataluña a Letonia-- para decirle que le da seis millones de euros por decir alguna frase bonita a un medio de comunicación de esa región? ¡Más Surrealista que Dalí!

¿A cuántos presidentes europeos (o no) ha llamado supuestamente la familia Pujol para pedir manifestaciones a favor de una Cataluña independiente?

Pero vamos aún mas lejos. ¿A cuántos presidentes europeos (o no) ha llamado supuestamente la familia Pujol para pedir manifestaciones a favor de una Cataluña independiente? ¿Eran esas llamadas realizadas con el consentimiento del Govern de la Generalitat? ¿Estaban esas llamadas coordinadas con la Agència Catalana de Notícies --aquella ideada por Puigdemont--? ¿Los recursos económicos supuestamente usados forman parte de un tipo extraño de fondos reservados gestionados por la Familia Pujol? ¿Fue informado el Gobierno español de alguna de esas llamadas?

Demasiadas preguntas que se abren con la información de Interviú. Estamos entrando, si no estábamos ya, en unos relatos tan sorprendentes donde parecía imposible que hubiera nuevos escenarios. Queda claro que, de confirmarse la noticia, asistiríamos a un acto puramente mafioso. Unos intereses estrictamente económicos por encima de las personas. Una familia adueñada del destino de Cataluña. Letonia quizás es el principio de algo inimaginable en una Europa moderna. Volvemos al pasado. A aquellos tiempos donde el dinero de los mercaderes estaba por encima de los intereses de los Estados. Un tiempo donde el todo estaba supeditado a unos pocos. Lo peor, alguno aún dirá, ¿qué coño es Letonia?

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric

Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.