Menú Buscar

Nunca es nunca. Nunca, nunca y nunca (A. Baños)

Carles Enric
5 min

Fue unos días antes de las elecciones catalanas del 27 septiembre. Era una entrevista en eldiario.es a Antonio Baños, candidato de las CUP. Una pregunta clara: "Imagine que un ex votante de ICV duda entre ustedes y Catalunya Sí que es Pot, y una de las cosas que le preocupan es que la CUP acabe invistiendo a Mas...". La respuesta de Antonio Baños, contundente: "No votaremos nunca una investidura de Mas. Y nunca es nunca. Nunca, nunca y nunca. Así que pueden estar tranquilos. ¡Que nos voten!"

Creo la CUP, o las CUP, según prefieran, van a batir en el menor tiempo posible el récord mundial de incongruencias. O más bien dicho, de mentiras, o directamente manipulaciones. Desde las más burdas, como regar su Asamblea Anticapitalista en Sabadell con Coca Cola –llámenlo curiosidad–, a temas más tangibles, como prohibir las preguntas en su rueda de prensa –que nadie dude: ¡una clara muestra de transparencia!–. Para acabar con algo casi infantil como es inventarse un empate casi más obrado por Dios que por cualquier revolucionario de pandereta hijo de papá. Todo, al final, con el objetivo de poder decidir entre una panda de amiguetes –perdón un Consejo– con orígenes "curiosos" lo que en principio debía emanar de una Asamblea del pueblo.

Creo la CUP, o las CUP, según prefieran, van a batir en el menor tiempo posible el récord mundial de incongruencias

¿Cachondeo? ¿Esperpento? Vamos, tamaña ridiculez es difícil de superar gracias a A. Mas. Un personaje 'histriónico', prisionero de su cargo. Sabe que sin el cargo dejará de ser aforado. Entonces tendrá más números de pasar sus días en algún lugar con pocos ventanales. Por si alguien lo duda, algún juez está más que pendiente de su nueva situación legal para citarlo. A. Mas lo sabe. Convierte, por ello, un 'procés' denominado del pueblo en una exclusiva forma de supervivencia personal. A diferencia de lo que sucede con otros políticos, nadie, empresas serias incluidas, piensa en puertas giratorias. Saben que cosa que toca, cosa que destruye. Y, entre nosotros, ese denominado "Cercle Català de Negocis" sin subvención no da para contratar a nadie.

Lo de las Cups, al final, casi es lo de menos. Cuando la mentira se hace la principal aliada de cualquier razón, es fácil errar el camino. Uno debe creerse tan a ciencia cierta sus falacias que, en cualquier curva –y hay curvas–, el derrape esta al acecho. A. Mas no sólo ha mentido a su partido, allá ellos. No sólo ha mentido a sus socios, ERC, allá ellos también. Sino que, principalmente, ha mentido a una opinión pública regada en dinero de todos para prostituir su silencio. Y, sobre todo, ha mentido a lo que el ha denominado "el poble". Y digo denominado porque, para A. Mas, siempre ha habido dos "pobles": los que le han aupado como dios, y los que hemos dudado del personaje siniestro desde hace años.

Quien a estas alturas aún crea que A. Mas es un astuto enviado a la Tierra para dignificar a Cataluña tiene una serie de problemas

Y entre nosotros, quien a estas alturas aún crea que A. Mas es un astuto enviado a la Tierra para dignificar a Cataluña tiene una serie de problemas. Lamentablemente, la mayoría asociados a cierta especificidad exclusiva de la especie humana. Dicho lo cual el "Nunca, nunca y nunca" de Antonio Baños es simplemente un colofón de aquellos aupados desde los despachos de la Generalitat que en su vida han tenido otra afición que vivir del cuento. Ya saben, antisistemas nacidos en el sistema convergente. Sin lugar a dudas, especímenes curiosos en una Cataluña muy curiosa.

No diremos pues si esto es ya ridículo, esperpento, nauseabundo, o cualquier otro adjetivo que los lectores tengan a gusto sumar. Sin embargo, no podemos olvidar que, día tras día, las mascaras del 'procés' van cayendo. Quedan los fieles, los que viven del sistema –que aun son muchos–, incluso aquellos honrados que creyeron al astuto A. Mas. Todo por un proceso que, recitando al cantante Baños –lastima que no vuelva a su otra actividad– "nunca, nunca y nunca" debió iniciarse en Cataluña. Dejará años duros. Esperemos que, cuando toda la verdad –que saldrá– aparezca, a tipos como a A. Mas no les de tiempo a fugarse a otro país. Han leído bien. Simplemente imaginen en el próximo 2016 la vergüenza ajena, como catalanes, de extraditarlo a casa por sus delitos y su corrupción. ¿Qué acaso creen aún no nos pueden sorprender? Nunca, nunca, y nunca … ¡Pero esto es Cataluña!

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric

Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.