Menú Buscar

Las matemáticas y Artur Mas

Carles Enric

por Carles Enric

23.12.2015
4 min

Han pasado poco más de dos meses desde las elecciones catalanas y los votantes independentistas, la suma de ERC y DiL, no han refrendado su voto en las elecciones al Congreso. Han bajado más de 500.000 personas, alrededor de un 30%. A pesar de ello, para Artur Mas y sus acólitos es todo un éxito del procés. Eso se ha dicho la noche de las elecciones y se ha refrendado con el pre-acuerdo con las CUP de hace unas horas. Que las matemáticas no sean el fuerte de los chicos de las zapatillas puede entenderse, pero algunos creíamos que Artur Mas había superado la antiguo EGB con algo más de holgura en ciencias.

Que las matemáticas no sean el fuerte de los chicos de las zapatillas puede entenderse, pero algunos creíamos que Artur Mas había superado la antiguo EGB con algo más de holgura en ciencias

Pero las matemáticas no son el fuerte tampoco de todos los catalanes. Por ejemplo, en TV3 al día siguiente de las elecciones una pseudo periodista inmoló su inteligencia con una frase gloriosa: "El voto independentista se ha disparado en estas elecciones". El personaje --alguien con tan poca vergüenza no puede calificarse de otra manera-- argumentó que en 2011, claro no ha pasado nada desde entonces, sólo había un partido independentista en Congreso (ERC) con 3 diputados, y ahora habría 17 diputados. ¡Con un par! ¡Eso es información! Debería poner tantos 'sic' a la información que da vergüenza ajena.

Cuando la inteligencia se tira por un balcón es tiempo de reflexionar... pero cuando la poca inteligencia o, directamente, la vergonzosa manipulación es pagada con dinero público es tiempo más bien de vomitar. Uno puede entender que Artur Mas comenzó con 62 diputados su aventura a Ítaca. En estos años no sólo ha perdido a la mitad de sus elegidos, sino ahora se abre de piernas delante de las CUP, tras otra perdida del 50%. De 16 a 8 diputados. Sí, la CUP, esos de extrema izquierda, que no han trabajado en su vida. Aquellos que no quieren ver Europa ni en broma. En caso de independencia, si antes teníamos opciones de ser reconocidos por cero países, ahora me da que ni los marcianos estarán interesados en nosotros.

Quizás si la asamblea de la CUP, el 27 de diciembre, refrenda la apuesta por Artur Mas tardaremos poco en volver a ver escamots por las calles, como en los años 30 con Estat Català

Y esto, al final, es un tema de matemáticas. Algo básico que no debió cursar Artur Mas. Sorprende que tipos como Mas-Colell las hayan olvidado también. Aunque en el peor de los casos el presidente sólo sabe usarlas para sumar 'otras cosas' menos púdicas. Eso sí, mientras, un país a la deriva. Un país a los pies, nunca mejor dicho, de unas alpargatas enmugrecidas. Quizás si la asamblea de la CUP, el 27 de diciembre, refrenda la apuesta por Artur Mas tardaremos poco en volver a ver escamots por las calles, como en los años 30 con Estat Català. Ya saben, quien no piense igual, o al sanatorio, o al paredón.

La educación y la cultura deben ser la clave de cualquier país. Los parásitos intelectuales del procés comandados por alguien mediocre como Mascarell suicidan cualquier vida inteligente. Hemos escrito en infinidad de ocasiones que la educación es el único camino de futuro. Incluso cualquier indocumentado sabe que a Ítaca no se llega nadando desnudo por el Mediterráneo. La falta de educación es, en sí mismo, la base de la manipulación. El progreso siempre parte la divergencia, de la confrontación de ideas. Asistimos, algunos perplejos, cómo antítesis como la CUP y CDC convergen finalmente. Triste es que lleguemos a esto por algo tan elemental como el desconocimiento de las matemáticas.

Artículos anteriores