Independentistas: ¡Hola, qué tal!

Carles Enric
3 min

La verdad, escribir estos días una columna a la velocidad con la que se mueven las cosas es muy complicado. Lo que ayer parecía cierto, hoy no existe. Lo que hoy no existe, mañana se crea. Ahora Artur Mas dice que Cataluña no está preparada para la independencia. Mañana lo habrá negado. Donde había 900 heridos, ahora solo hay 135. Donde se decía que había un país detrás, hay una comunidad cabreada.

Hace un poco más de tiempo, Santi Vila decía que había que repensarse la independencia, unas horas antes firmaba con una sonrisa el acta para ir hacia ella. Los comunicadores no van a la zaga. Los del Ara que negaban publicidad se han vuelto más virulentos que los que directamente se llenaban con ella. En la radio, lo mismo. Jordi Basté ha pasado de adalid de la independencia a, según parece, ser un peligroso facha español.

Lo que ayer parecía cierto, hoy no existe. Lo que hoy no existe, mañana se crea. Ahora Artur Mas dice que Cataluña no está preparada para la independencia

Pensaba que la gran sección Manicomio catalán de Ramón de España era solo una metáfora; ahora compruebo que además es una triste realidad. Estamos todos inmersos en una locura sin fin. Algunos hemos descubierto que en Cataluña hasta en eso somos iguales que el resto de España, la palabra entra con la sangre y --cómo no-- con la voz alta y fuerte. Triste destino de un territorio cuando la razón ha abandonado las palabras.

Ahora hablan de dialogar, perdón, "hola, qué tal". Porque, al final, a las tonterías de los violadores de leyes, a las de los locos de atar de las mentiras, a las de los comunicadores de la propaganda más retrógrada desde los duros años 30 en Europa, no hay que darles espacio para dialogar. Se han cargado una sociedad, se han cargado una economía, se han cargado una gente y se han cargado unas cuantas generaciones. Lectores, perdón por la vulgaridad, pero que les den. Como mucho ese "¡hola, qué tal!" que dices a un desconocido en un ascensor. Ciertamente, no merecen nada más.

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric

Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.

¿Quiere hacer un comentario?
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Más información