Funcionarios catalanes, pasen y lean

Carles Enric
4 min

Una de las grandes verdades del procés es que ha estado apoyado por una mayoría del ingente cuerpo de funcionarios, contratados y/o subvencionados de la Generalitat de Cataluña. Un cuerpo tan excelso y profesional que supongo que habrá leído el artículo 483 del Código Penal. Como me da que no es así, y TV3 --a la que le importa un pimiento la gente-- no lo citará, vamos a transcribirlo íntegramente en el siguiente párrafo.

"Los funcionarios que continúen desempeñando sus cargos bajo el mando de los alzados o que, sin habérseles admitido la renuncia de su empleo, lo abandonen cuando haya peligro de rebelión, incurrirán en la pena de inhabilitación especial para empleo o cargo público de seis a doce años".

No jugaremos ahora a las adivinanzas pero imaginemos que un juzgado decide que la suspensión anunciada por Puigdemont se basa en la declaración unilateral de independencia. Dictaminaría algo que, en esencia lingüística, sería correcto: no se puede suspender lo que no existe; ergo, lo que se suspende, existe.

Los funcionarios que sigan desempeñando sus cargos bajo los alzados en caso de rebelión podrían ser inhabilitados durante entre seis y doce años

Pues esa sola línea escrita, que lo será, permitiría llevar a los tribunales a cualquier funcionario que, como indica la ley, continúe desempeñando su cargo bajo el mando de los alzados. Y --aunque, insistamos, TV3 no informe de ello-- podrían ser inhabilitados entre seis y doce años.

No sufran, peor lo tienen algunas autoridades, por ejemplo, Ada Colau. En este caso, retrocederemos al artículo 482: "Las autoridades que no hayan resistido la rebelión, serán castigadas con la pena de inhabilitación absoluta de doce a veinte años".

Siempre hemos dicho que uno de los problemas principales del independentismo es que se comportan como una tribu. Sólo siguen consignas y, en pocas ocasiones, se dedican a razonar individualmente sobre si lo que hablan, señalan o gritan entra en la legalidad. Y, señores, qué importante es la ley, y más importante aún es conocerla.

Quizás, viendo la repercusión causada por el sí y/o no de Puigdemont, deberían empezar a leer este artículo. Luego, llamar a un amigo abogado y preguntarle si, como funcionarios, hay alguna posibilidad de que les apliquen el 483. Aunque les avanzo la respuesta: "Todo depende de si alguien tiene ganas de hacerlo, porque el artículo dice lo que dice". Y, entre nosotros, a estas alturas, demasiada gente tiene ganas de muchas cosas. Lo dicho, ¡pasen, lean y compartan!

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric

Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.

¿Quiere hacer un comentario?