Los digitales y TV3, el cordón umbilical de Puigdemont

Carles Enric
3 min

La soledad de Puigdemont en Bruselas es evidente. Si no fuera por el apoyo de los diversos digitales catalanes subvencionados por el Gobierno del PP, y por la propaganda continuada de TV3, abierta gracias a la inteligencia emocional de Miquel Iceta, sería además real.

El procés, como hemos escrito en repetidas ocasiones, va, por naturaleza, más de cosas reales, más de cosas evidentes. Para lo que muchos es evidente, para un cierto número de catalanes simplemente no es real. En estos días los independentistas han visto renunciar a sus principios independentistas a Sànchez, Forn, Forcadell o Mas​. No ha sido un tanque por la Diagonal, sino un simple auto de un juez lo que les ha hecho reaccionar. Pese a ello, algunos no quieren verlo.

Nunca diremos que los dos millones de votantes independentistas sean ciegos, pero sí quizás una buena parte. Lo que diríamos un bloque rocoso inmutable a cualquier información. Sus fuentes son exclusivamente los digitales y TV3. El resto lo ven para criticarlo y reforzar su propias teorías.

Se equivocó el PP, malmetió el PSOE, y entre los dos dieron alas a una TV3 propia de regímenes poco democráticos que simplemente adoctrina, miente y juega a ser la televisión de dos millones de espectadores

Hace unos días, una persona encantadora, en cuya casa apenas se ve TV3, me discutía que las elecciones las había ganado Puigdemont, no Ciudadanos. Incluso me decía que había sacado más votos el partido del presidente. Señores, esa es la realidad de una Cataluña informada por los digitales y TV3 que mantiene con el expresidente un cordón umbilical que hay que cortar.

Se equivocó el PP, malmetió el PSOE, y entre los dos dieron alas a una TV3 propia de regímenes poco democráticos que simplemente adoctrina, miente y juega a ser la televisión de dos millones de espectadores. Con tal propaganda en plena forma, se hace difícil pensar que algo va a cambiar. Algunos decían que, cuando Junqueras entrara en la cárcel, se iba a armar gorda. Seamos claros, no paso nada. Si se cerrase TV3, tampoco pasaría nada. Y ya no es un tema moral sino una medida de decencia con Cataluña y con los catalanes.

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric

Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información