Curso elemental para Junqueras sobre la huida de las empresas

Carles Enric
4 min

A estas alturas, el responsable económico de la Generalitat, Oriol Junqueras, aún no ha entendido por qué se van las empresas de Cataluña. Vamos a explicarle el asunto con un ejemplo sencillo. Aunque por su formación no tiene ni idea de economía ni de empresas, se lo vamos a hacer en un formato inteligible.

Para no alargarnos, voy a citar la empresa que más conozco: la mía. Cuando enviamos un producto a España o a la Unión Europea, simplemente ponemos la etiqueta del cliente, viene un mensajero y se lo lleva. Cuando ese pedido es enviado a países como Estados Unidos —con acuerdos con la Unión Europea—, a ese mismo pedido hay que añadirle tres o cuatro facturas impresas —no vale enviarlas on line como a Europa—, según gusto de la firma de transporte. Pero si ese país, por ejemplo México (nuestro cuarto mercado), no forma parte de ningún acuerdo comunitario no sólo hay que incluir esas facturas, sino que el cliente debe pagar unos aranceles según el valor del producto.

Obviamente, los aranceles reducen las opciones de entrar en ciertos mercados. En el caso nuestro, con una Cataluña fuera de Europa, algo repetido tantas veces que da vergüenza insistir, las ventas al resto de España o la Unión Europea deberían pagar esos aranceles. También deberíamos duplicar la administración para gestionar las facturas impresas para los clientes. Es decir, un producto que ahora vendemos por 100 llegaría al cliente por un valor de 100 más arancel.

Junqueras pasó de mentirse a sí mismo, creyéndose economista, a fingir ante el resto de la gente inventándose el pasado

Pero no solo es vender, sino también comprar. En nuestro caso, un buen número de proveedores están fuera de Cataluña. La importación estaría protegida por aranceles, por lo que la materia prima sería más cara. Ya no hablo de financiación u otros aspectos más cercanos a empresas tradicionales que a la nuestra. En todo caso, lo que siempre busca una empresa, vicepresidente Oriol Junqueras, es tranquilidad y una estabilidad jurídica.

Ninguna de los dos existe en la Cataluña actual. Y creo no soy el único que tiene muy claro que en caso de independencia tocaría hacer las maletas. Muchos catalanes como yo están ya hartos de estos políticos que siempre se han dedicado a cobrar dinero público con cero experiencia profesional. Hartos y, aunque Oriol Junqueras sea incapaz de entenderlo, avergonzados de que una persona tan ignorante en lo básico de la economía apenas pueda balbucear cuando miles de empresas le pegan en la cara.

Porque, vicepresidente, la economía y la empresa no se aprenden en dos tardes, se aprenden trabajando, emprendiendo, dando la cara, e intentando ser coherente. Términos, todos, que creo que olvidó, si alguna vez los tuvo, cuando cambió de carrera y quiso ser historiador. Aunque visto lo visto, pasó de mentirse a sí mismo, creyéndose economista, a fingir ante el resto de la gente inventándose el pasado. Cuando uno es bueno lo demuestra; cuando uno no vale, llora y balbucea. Creo que está claro, Oriol Junqueras, dónde lo encuadramos cada vez más gente.

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric

Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.

¿Quiere hacer un comentario?